Publicado el 24 Agosto, 2010 a las 2:43 am

Nuevo Proyecto Hidroelectrico amenaza el Valle de Cayucupil en Cañete.

El Valle de Cayucupil es un espacio colmado de Ikro fil Mongen, de sabiduría mapuche, por eso cobija un conjunto de comunidades que manifiestan su vínculo con el, es una relación espiritual tangible e intangible donde la agresión que reciben unos repercute inmediatamente en el otro.

En este valle las comunidades han venido desarrollando sus actividades sagradas propias, aquí cada año se recibe el inicio de un nuevo ciclo de la naturaleza, es el Wetripantu, este no seria posible si no hay esa noche del 21 de junio Trayenkos puros y cristalinos rodeados de Foyentus y Kilantus.

Aquí en este valle se realiza cada año Nguillatún, también se efectúan encuentros de Palín, momentos de gran solemnidad donde se renuevan las alianzas y se forjan nuevos lasos de parentes, todos estos actos de presencia cultural y espiritual mapuche son dirigidos por sus propias autoridades, sus Lonkos, Kimche y Machi.

A lo largo y ancho de este valle se encuentran las moradas donde descansan sus antepasados, aquí existen sus Eltun, cementerios, lugares sagrados que vienen de la naturaleza y por donde cada uno parte en su descanso eterno. Ese es el porque en Rucañirre la ocupación y destrucción de su cementerio por parte de Forestal MININCO alimenta la impaciencia de un conflicto que los enfrenta desde hace años, la visión espiritual del mapuche de Rucañirre o Butamalal indica que este valle tiene vida.

Sin embargo, hoy se encuentra aprobado un proyecto de construcción de centrales hidroeléctricas, que se quiera o no esto afectara y modificara el entorno y el medio natural del Valle, tanto el peso de las obras como el ir y venir de maquinas y personal, claro que alterara y destruirá el Valle de Cayucupil.

Por lo que se ve, a las autoridades comunales y servicios públicos del estado, como CONAMA, CONADI y Municipalidad, nada les ha importado estas alteraciones que sufrirá la espiritualidad mapuche, ellos son de cultura occidental cristiana, de mirada corta y ganancia rápida, ellos son adeptos del desarrollo insustentable.

Esa mirada mercantil que ahuyenta los espíritus de los Lepillan y corretea el Newen de los Antipil y los Cayumán, indica que los derechos mapuche adquiridos luego de tantas y tantas batallas están siendo vulnerados.

Sabia usted que, en Cayucupil hay 26 lugares arqueológicos repertoriados en un catalogo de sitios sagrados mapuches de la provincia de Arauco y que posee CONADI Cañete, estos están; 1 en Butamalal, 4 en Cayucupil pueblo, 1 en el Descanso, 3 en Maquehua, 2 en Puchacay, 2 en Pulebu, 2 en Rucañirre, 2 en San Antonio, 1 en Santa Elena y 8 en Tres Sauces, la gran mayoría de ellos son Eltun, cementerios, sin contar los Trayenkos, Menokos, Foyentus o Kilantus.

Pero veamos, según se nos dice vivimos en un estado de derecho, entonces comprendamos desde el punto de vista de la legalidad (asunto que ahora interesa a muchos) que es lo se vulnera en el valle de Cayucupil con la no aplicación del Convenio 169 OIT.

Hoy, ya todos debieran saber que el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes fue adoptado el 27 de junio de 1989 por la Asamblea General de la Organización Internacional del Trabajo OIT. Y que este entro en vigencia en el país el 15 de septiembre 2009.

Desde entonces se ha podido comprender que esta normativa consagra en sus diversas disposiciones la obligación de los gobiernos y de la sociedad toda, de respetar las culturas y valores espirituales de los pueblos originarios y su relación con la tierra y sus territorios, porque eso es el Valle de Cayucupil, un territorio mapuche lleno de espíritus donde descansan los antepasados de los que aquí viven.

El artículo 4 del Convenio dispone que, para afirmar el derecho a la diferencia de los Pueblos Indígenas, se deben adoptar medidas especiales que precisen las formulas como salvaguardaran las personas, las instituciones, los bienes, el trabajo, las culturas y el medio ambiente de los pueblos interesados. En este caso que nos interesa la diferencia mapuche se expresa en sus ceremonias, en su relación con el medio y su convicción religiosa animista, precisamente lo que la construcción de estas centrales destruirá y debilitara.

En su Articulo siguiente (5) agrega que, al aplicar las disposiciones del presente convenio deberán reconocerse y protegerse los valores y practicas sociales, culturales, religiosas y espirituales propias de dichos pueblos, debiéndose tomar debidamente en consideración la índole de los problemas que se les plantea, tanto colectiva como individualmente. Y que también deberá respetarse la integridad de sus valores, prácticas e instituciones. Ya a estas alturas si esto no esta claro, es solamente porque existe mala fe institucional.

Sin embargo, considero que lo medular esta, cuando se aplica la legislación nacional o intervienen en sus territorios instancias privadas (como lo es en este caso) generalmente deseosas de efectuar grandes inversiones que a los lugareños poco aportan. En este aspecto el Convenio 169 es claro, se deberá tomar debidamente en cuenta su costumbre y su derecho consuetudinario, agregándose, dichos pueblos deberán tener el derecho a conservar sus costumbres e instituciones propias.

Y siempre que sea necesario, deberán establecerse procedimientos para que se pronuncien sobre materias que le afecten, como lo estipula el artículo 6 cuando señala que los gobiernos deberán, consultar a los pueblos interesados mediante procedimientos apropiados y a través de sus instituciones representativas.

Este es el asunto que jamás se a hecho en Cayucupil, estas consultas deberán efectuarse de buena fe y de una manera apropiada a las circunstancias, con la finalidad de obtener su parecer sobre las medidas propuestas.

Atendido lo anterior, no hay que darle muchas vueltas al asunto, todos los mapuche nos sentimos violentados en nuestras garantías institucionales consagradas en la norma que aquí se evoca, así la construcción de estas centrales hidroeléctricas, como la presencia del basural, la falta de tierras de las comunidades o la practica ecocida de las forestales, atentan contra la integridad cultural y espiritual mapuche del valle de Cayucupil.

Por otro lado, se esta atentando contra nuestro derecho de igualdad ante la ley, ya que la municipalidad y organismos públicos como CONAMA, CONADI están confiriendo, inconsultamente, mayor envergadura al derecho de la empresa de seguir adelante con su proyecto que a la aplicación del Convenio 169 de la OIT, el que en tanto que tratado internacional vinculante tiene el mismo rango que la propia constitución, esto es lo que me lleva a señalar que no se ha sacado ninguna experiencia de lo que paso en Ralco con ENDESA, donde se inundaron cementerios enteros para darle la razón a la misma ley eléctrica que aquí se invoca.

Pero para mi particular visión de las cosas, lo que es mas grave es que se afecte el derecho a culto que mi pueblo en el Valle tiene y practica, es incomprensible e irreal que las autoridades no vean que nuestro sagrado Nguillatún es una comunión íntimamente con el medio natural donde viven los que lo practican, entorno que se vera, de acuerdo a los estudios presentados, para nosotros los mapuches afectado en su dimensión tangible e intangible.

Por ultimo, pora salvaguardar los derechos constitucionales referidos y así hacer cesar los abusos que se están cometiendo, considero que la autoridad comunal debería (consejo municipal) convocar a una consulta ciudadana a las comunidades mapuches del Valle de Cayucupil, para que de manera digna y soberana se pronuncien sobre la construcción de estas centrales hidroeléctricas y ello en plena concordancia con el articulo 6 del Convenio 169 OIT.

De no adoptarse esta medida, de no querer implementar a nivel comunal el Convenio 169 de la OIT, solo quedara el camino de la judicialización del caso, esperando que sean los tribunales los que obliguen a las autoridades a cumplir con la Ley y el Estado de derecho, asunto que se nos recuerda cada día.

EXTRAIDO DE LANALHUE NOTICIAS

Propagalo!

Publicado el Martes 24 Agosto 2010 a las 2:43 am
Deja tu comentario aqui abajo ▼

Usamos una licencia Creative Commons porque puede servir de algo.

Los contenidos de terceros son señalados respetando a su fuente.

Comentarios

Suscríbete al Boletín

Recibe en tu correo las noticias y articulos

Name
Email *
 

Metiendo Ruido es un colectivo de contrainformación y agitación del Bio-Bio (Región Chilena) | 2010-2014 | Creative Commons | ®