Publicado el 9 Mayo, 2011 a las 7:55 pm

Aprobado proyecto HidroAysén: organizaciones llaman a protestar [EL CIUDADANO]

Pese a las 11 mil observaciones ciudadanas presentadas, las denuncias de que informes de los organismos técnicos que revisaron el proyecto fueron cambiados y la inhabilidad de cuatro ministerios, el apoyo explícito del gobierno de Sebastián Piñera y de los medios masivos, fue aprobado en medio de un fuerte contingente policial el proyecto HidroAysén. Para esta tarde a las 19 horas está convocada una marcha de rechazo en Plaza Italia.


Las fichas estaban echadas. Desde la semana pasada las señales del Gobierno eran que el proyecto de construir cinco centrales hidroeléctricas en los ríos Baker y Pascua en la región de Aysén era firmemente apoyado por Sebastián Piñera.

Después de tres años de tramitación, tres exigencias de mayor información a Colbún-Endesa para que clarificaran aspecto del Estudio de Impacto Ambiental presentado y un lobby de las compañías eléctricas que salpica a funcionarios de las administraciones de Michelle Bachelet y el mismo Piñera, el proyecto fue aprobado la tarde de este lunes por los integrantes de la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) de la región de Coyhaique.

La aprobación fue por 11 votos a favor y 1 abstención. Los votos a favor del proyecto fueron de Pilar Cuevas, Intendenta de la Región de Aysén; Alejandro Escobar, Seremi de Transportes; Mónica Saldías, Seremi de Energía; Rodrigo Solís, Seremi (s) del Minvu; Raúl Rudolphi, Seremi de Agricultura; Geoconda Navarrete, Seremi de Mideplan; Claudio Vallejos, Seremi de Salud; Carolina Bascur, Seremi (s) de Economía; Carola Alvarado, Seremi (s) de Medio Ambiente; Bolívar Ruíz, Director del CEA y Quemel Sade, seremi del MOP.

Los últimos días de la semana pasada la intendenta regional fue llamada a Santiago para coordinar el anuncio; los medios masivos, como El Mercurio y La Tercera, alababan el proyecto y criminalizaban a los opositores; y cientos de policías eran desplegados en una ciudad de no más de 50 mil habitantes.

Incluso en el ambiente bursátil durante la mañana de este lunes, las acciones de Colbún, Endesa y su matriz Enersis eran las más transadas en la Bolsa de Comercio de Santiago. Los papeles de Colbún subían 2,75% a $145,70 y  los de Endesa avanzaban 1,87% a $893, mientras los de Enersis registraban un leve retroceso de 0,46% a $198,61.

La guinda de la torta la puso el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien horas previas a la votación dijo que “para el país sería bueno que se apruebe”, dando una clara señal a los funcionarios de su gobierno que votarían horas más tarde.

Sara Larraín, de Chile Sustentable, considera que “este proceso está súper manipulado. Seis de los informes técnicos que evaluaban el proyecto han sido cambiados; cinco seremis se han inhabilitado por tener relación con la empresa y no se tomaron en cuenta las 11 mil observaciones ciudadanas. Hay una irregularidad absoluta que somete al país al dominio de los proyectos lucrativos de un sector social, en contra del interés nacional”.

“La mayoría de quienes tomaron la decisión tienen conflictos de interés. La institucionalidad ambiental se ha puesto al servicio de un megaproyecto”- agregó el senador Guido Girardi. Por su parte, el senador Fulvio Rossi, dijo que “los servicios públicos son cautivos de las decisiones políticas. En la aprobación deHidroAysén no ha habido rigurosidad técnica ni criterios científicos, sino que han primado los criterios políticos”.

La ciudadanía por su parte rechaza el proyecto pese a la millonaria campaña invertida por las eléctricas en publicidad. Una encuesta hecha por Ipsos a mediados de abrl acusa que un 61,1 % de la población rechaza HidroAysén. Al estudio se suma la II Encuesta de Percepción y Actitudes hacía el Medio Ambiente de la Universidad Andrés Bello, que concluyó que el 79% de los chilenos calificó negativamente la construcción del polémico proyecto Hidroaysén y el 69% de los encuestados cree que el Gobierno no está preocupado por el medioambiente.

LA CICATRIZ DE MEDIO CHILE

El proyecto de Endesa y Colbún plantea construir cinco centrales hidroeléctricas en los ríos Baker y Pascua de 2.750 megawatts (MW) de potencia. Su costo de implementación se acerca a los US$ 7.500 millones, considerando una línea de transmisión de 2.300 kilómetros. Sólo para las represas se contempla una inversión de US$ 4 mil millones.

Las centrales inundarán seis mil hectáreas, siendo 18,8 hectáreas de estas del Parque Nacional Laguna San Rafael.

Si bien el proyecto presentado no incluye la línea de alta tensión, cuyo recorrido final se presentará en diciembre, se estima que son necesarias 5.750 torres de 70 metros de altura (equivalentes a edificios de 20 a 25 pisos) cada 400 metros.

Estas torres fragmentarían 6 parques nacionales, 11 reservas nacionales, 26 sitios prioritarios de conservación, 16 humedales y 32 áreas protegidas privadas.

Como las torres contemplan que en la franja de 2.300 kilómetros tenga un ancho de 100 metros, se deforestarían 23.000 hectáreas de total deforestación, cuatro veces más que las hectáreas que serán inundadas por las represas.

INHABILIDADES Y ANOMALÍAS

La tramitación del proyecto no ha estado exenta de anomalías, como la presencia Eduardo Morel, cuñado de Piñera, en el directorio de HidroAysén.

Además cuatro de los 10 seremis que revisaron el proyecto se inhabilitaron antes de votar por sus vínculos con las empresas eléctricas. El esposo de la seremi de Medio Ambiente es empleado de Colbún; el seremi de Economía prestó asesorías a HidroAysén; el de Minería trabajó antes en una consultora contratista de la empresa, y el de Vivienda tiene un hermano que  podría recibir una millonaria indemnización a raíz de derechos de servidumbre. Subalternos a ellos terminaron aprobando el proyecto

La ecologista Larrain, sostuvo que “acá hay una manipulación que llamó a la intendenta de la región a Santiago para darle instrucciones, se hicieron reuniones a altas horas de la noche para disciplinar los votos y hoy tenemos una situación donde no se tomaron en cuenta las observaciones ciudadanas”.

“No hay legitimidad ninguna, los proyectos se siguen aprobando desde La Moneda. Para eso es mejor no tener Ministerio de Medio Ambiente ni institucionalidad ambiental”- agregó Larraín.

Claro que lo más escandaloso es el hecho de que funcionarios públicos de diversas reparticiones acusan que los informes técnico que realizaron fueron modificados para favorecer el proyecto. Así ocurrió con laConaf, el Sernageomin y la Dirección General de Aguas. Se acusan siete anomalías respecto al ítem de Hidrogeología.

Radio Universidad de Chile publicó algunos de estos informes, los que concluyen que  “fueron omitidas observaciones relevantes. Situación que se ha repetido en otros Servicios Públicos, dónde las autoridades superiores de cada institución han hecho caso omiso de la opinión técnica de sus propios estamentos profesionales, impidiendo una evaluación ambiental ajustada a parámetros netamente técnicos, modificando con descaro el contenido de los pronunciamientos por ellos emitidos, como ya se ha denunciado públicamente en los casos de Conaf y Minvu”.

Ante estas críticas el ministro de Minería y Energía, Laurence Golborne, dijo que “este es un proceso de evaluación técnico-profesional que la gente del servicio de evaluación de impacto ambiental tiene que hacer de forma mesurada, tranquila y por el bien del país”.

El presidente Piñera por su parte dio su espaldarazo al proyecto en el consejo de gabinete del lunes 2 de mayo, cuando dijo a algunos de sus ministros citados a su despacho que no quería seguir postergando la puesta en marcha de las obras de HidroAysén, que a su juicio era ambientalmente viable y que no lo paralizaría por presiones sociales, como ocurrió luego del masivo rechazo a la termoeléctrica de Barrancones el año pasado.

No en vano HydroAysén ya gastó 220 millones de dólares en estudios y campañas.

RECURSO DE PROTECCCIÓN

En horas de la mañana el diputado Gabriel Silver (DC) junto al presidente de la ANEF de Aysén, Julio López, presentaron un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Coyhaique para que no se efectuara la votación, lo que pese a que no se logró fue aceptado por dicha instancia judicial.

Silver sostiene que se está vulnerando la Ley de Transparencia y la Ley Medioambiental, ya que hay “funcionarios de gobierno cargados de conflictos de intereses, que finalmente no se inhabilitan, sino tan solo en la apariencia, por cuanto en los hechos continúan tomando decisiones e impartiendo instrucciones a sus funcionarios”.

LA TRAMPA DEL DESARROLLO ENERGÉTICO

El Gobierno, los grandes medios y las empresas eléctricas defienden el proyecto argumentando que el ‘desarrollo del país’ exige que se duplique la matriz energética en los próximos 10 años. En una entrevista al diario La Tercera, Piñera dijo que “si no hay energía hidroeléctrica, entonces lo que va a haber serán más centrales a carbón”.

Claro que dicho argumento oblitera el monopolio energético en Chile y que las necesidades son para la actividad industrial.

Endesa y Colbun dominan el 74% del Sistema Interconectado Central (SIC). Con la aprobación de HidroAysén aumentarán a un 80%. El SIC da energía al 90% de la población del país. Las otras 48 empresas generadoras tienen una participación de apenas un 26 por ciento.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas, de los 58.427 Gwh gastados el 2009, el consumo residencial es del 15%; el comercial alcanza el 12%; el agrícola un 2% y el industrial el 26%. En tanto que las mineras consumen el 34%.

“El tamaño de dicho monopolio impide que otros actores entren al sistema de generación eléctrica – acusa Larraín – Siguen diciendo que las renovables son más caras porque quieren seguir controlando el negocio con el monopolio que tienen y, de paso, mantener esclavizado el desarrollo energético a sus propios intereses”.

El año 2010 sólo con un 3% de proyectos renovables no convencionales el país se ahorró 129 millones de dólares. Si se hubiese cumplido la meta que puso Bachelet de que al término de su mandato un 5% de la energía producida correspondería a este tipo, nos habríamos ahorrado 165 millones de dólares más.

El negocio para HidroAysén es grande: si Colbún y Endesa logran generar 19 mil gigawatts por hora en un año ganarían unos mil 500 millones de dólares anualmente, con costos de generación que no superan los 600 millones de dólares.

Para protestas por la aprobación del proyecto, se convocó a una marcha para este lunes 9 de mayo a partir de las 19:00 en Plaza Italia. Durante la tarde han habido protestas en Coyhaique, Puerto Aysén y Cochrane.


Mauricio Becerra R.
El Ciudadano

 

 

Propagalo!

Publicado el Lunes 9 Mayo 2011 a las 7:55 pm
Deja tu comentario aqui abajo ▼

Usamos una licencia Creative Commons porque puede servir de algo.

Los contenidos de terceros son señalados respetando a su fuente.

Comentarios

Suscríbete al Boletín

Recibe en tu correo las noticias y articulos

Name
Email *
 

Metiendo Ruido es un colectivo de contrainformación y agitación del Bio-Bio (Región Chilena) | 2010-2014 | Creative Commons | ®