Publicado el 3 Diciembre, 2012 a las 6:05 pm

Mesas territoriales por la salud: La búsqueda del control comunitario

en la Pacha está

Ronda en el consiente colectivo la existencia de una crisis, como muchas otras, en la salud, pero en sí el principal foco o alguna propuesta definitiva no se ha hecho presente en ninguna de las cientos de marchas e iniciativas del último año. Así se evidenció cuando en abril las organizaciones sindicales del rubro a nivel nacional, apoyadas de algunas organizaciones sociales y el colegio de profesores, se dispusieron a llevar a delante el “plebiscito nacional por la salud”, desde el 23 vía web y del 30 hasta el 6 de mayo de manera presencial en cualquiera de las trescientas mesas dispuestas en las quince regiones. Dando que hablar por parte de las organizaciones del Bio Bio que alegan “poca construcción desde las bases, con la gente real, y problemas con las dirigencias nacionales de no querer cambiar esto”, declara el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (FENATS) regional, Jorge Figueroa.

Los resultados fueron gravitantes para entender lo que quiere la sociedad chilena, de los 115.742 votos un 98,6% opina que la salud debe ser garantizada por la Constitución y que debiera fortalecerse el sistema público, un 88% que el estado debiera financiarla a través de impuestos, 93% rechazando el lucro y un 96% propone democratizar y ampliar la participación de la ciudadanía, trabajadores y trabajadoras. Por lo que, al evidenciarse tal disposición y no quedando solo en la crítica, se constituye el 25 de agosto el Primer Encuentro Regional por la Salud Bio Bio donde se congregan 200 personas de todo los ámbitos del sociedad civil, pobladores, estudiantes, juntas de vecinos, trabajadores de la salud y de otros gremios, quienes constituirían en lugares más específicos las mesas territoriales de salud.

las hojas del logo representan los aspectos de la vida que son parte de nuestra salud

Según Edgardo Jarpa, vice-presidente de FENATS, “la idea nace del rebotar, del no tener una opción frente a las organizaciones sindicales de salud a nivel nacional, donde pocas tienen el compromiso de cambiar la salud pública en chile. Por lo que  apelamos a que las personas asuman el rol de protagonista, buscando el compromiso y el manejo de un lenguaje propio de salud. Es entonces que el 25 de agosto se plantea el hacer un diagnóstico de lo que es una necesidad básica y el compromiso de concretar una demanda de salud a largo plazo de tal manera que cada sector constituyan mesas que lleve a cabo acciones y una demanda desde cada propio espacio. Ya no es el dirigente que te va a imponer una demanda. La idea es convocar a dichas mesas para plantear una demanda regional.”

Actualmente están constituidas las mesas de San Pedro de la Paz, Talcahuano, Tomé, Lirquén, Yungay, Arauco, Lorenzo Arenas (no como mesa) y una en Talca que está comenzando un proceso similar en la región del Maule. “En éstos espacios se lleva el debate nacional de la salud como un derecho, cosa que nuestra constitución no reconoce, no se hace cargo. La finalidad es llegar a concretar los cuestionamientos al sistema y lograr el control socializado de la salud”, agrega Edgardo.

Los lastres de la construcción popular de una nueva salud

Quizás lo que más mencionan los dirigentes regionales es la poca disposición de las cúpulas nacionales en iniciativas de participación efectiva de la ciudadanía, que ellas tampoco tienen. Se han centrado en reivindicaciones laborales sectoriales, como el reajuste salarial del 8%, y que no apoyan medidas coercitivas que atenten con la estabilidad institucional del país, expresado en tratados entre la CUT y el Gobierno. Lo que mantiene con constantes roces y que desvincula a los dirigentes de la octava en decisiones a nivel nacional. “Iniciativas anteriores solo fueron de carácter consultivos, sin  la opción de construir un cambio ni participación en la construcción de un proyecto”, asegura el vice-presidente de FENATS.

Así como los espacios sindicales, los mismos vicios se perpetúan en los hospitales y consultorios públicos. En ellos existen los consejos de desarrollo, que generalmente los presiden los mismos presidentes de los servicios, bajo la ley de participación social. Hoy actúan con las mismas líneas y políticas de las instituciones de salud convirtiéndose en instancias tan solo colaborativas. “Por ejemplo en el consejo del hospital regional de Concepción trabaja el Presidente de la Cámara del Comercio, pese a no ser ni paciente de la red asistencial pública, lo que quita total legitimidad de participación”, argumenta Carlos Pincheria presidente de la Federación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud (FENPRUSS).

marcha FENATS

Privatización

“La red pública atiende al 80% de la población, cosa que está siendo demolida con: procesos de concesión, la externalización de servicios y la entrega de grandes sumas de dinero a privados para que se hagan cargo de los problemas de salud, donde se utilizan muchos más recursos que en el área pública, por ejemplo si del Hospital de Lirquén me envían a la clínica alemana, se que recibiré u buen servicio pero por ese mismo dinero se podrían atender diez personas más en el mismo hospital”, comenta Carlos.

La introducción directa del libre mercado en la salud empezó durante los años de Dictadura en Chile, cuando José Piñera Echenique, promotor clave de la Constitución de 1980, hermano del presidente, el 4 de noviembre de 1980 introdujo la Reforma de las Pensiones (D.L 3.500 y D.L 3.501) creando un sistema de jubilación basado en cuentas personales administradas por privados (Administradoras de Fondos de Pensiones, AFPs) y permitiendo el advenimiento de un sistema privado de salud (ISAPREs). Convirtiéndose en el primer atisbo de privatización de una de las principales necesidades humanas en el mundo; y que hoy, contradiciendo los postulados liberales, centraliza el servicio en grandes centros asistenciales que compiten constantemente por sus clientes.

La Constitución regula el derecho a la protección de la salud en el artículo 19 N° 9, imponiendo al Estado la obligación de resguardar el libre e igualitario acceso a las acciones de promoción, protección y recuperación de la salud y de rehabilitación del individuo, así como la coordinación y control de las acciones relacionadas con la salud. Reconoce, a continuación, el derecho a elegir el sistema de salud -estatal o privado- al que acogerse, siendo este último inciso el único que podría garantizarse por la vía judicial, a través del Recurso de Protección. Entonces, podría sostenerse que se contempla a la atención sanitaria sólo como un derecho negativo que implica la mera libertad de adquirir asistencia en el mercado de la protección de la salud, puesto que el único inciso que está garantizado judicialmente es aquel que reconoce el derecho a “elegir el sistema de salud al que desee acogerse, sea éste estatal o privado”.Es así como ganaron las ISAPREs de enero a septiembre de éste año $ 66.352.000.000, tres veces la meta teletón 2012 ($ 21.735.065.277), siendo aún ilusorio el aseguramiento de la salud como derecho, pese a la implantación del sistema AUGE, que permite la asistencia de urgencia inmediata y el tratamiento de algunas enfermedades sin interponer la barrera del dinero, pero no se contemplan ni planes en materia preventiva, ni el tratamiento de la discapacitación, de la cual solo un 3% de los niños es atendido.

Colegio Médico = ISAPREs

Recordemos también la injerencia de las farmacéuticas en las políticas internacionales y en la nacional, que son el tercer rubro que produce más ganancias, después del narcotráfico y las armas, que retrasan el acceso del consumidor a los genéricos que se traduce en importantes pérdidas financieras no sólo para los propios pacientes sino para la Seguridad Social a cargo del Estado (o sea de los contribuyentes). Y de las clínicas e ISAPREs que por ejemplo el 2011 lograron la portabilidad de los servicios de salud a través de los Bonos AUGE, donde los privados no tuvieron la capacidad de soportar la demanda.

El paradigma de las clínicas

En los últimos años la región es testigo de la instalación de al menos cinco nuevos grandes edificios, los holdings de las clínicas y mutuales de seguridad, que apuestan a que se les subvencione en parte por el estado, con una localización que solo permite a personas con auto ingresar a los centros de asistencia médica (ejemplo: aquellos apostados cerca del Mall Plaza del Trebol) y cuyas urgencias pasan siempre vacías. Que también ayudan a que especialistas médicos y otros profesionales se filtren del sistema público por mejores sueldos. De ellos viene el trato clientelar a las personas que reciben un servicio de salud, el paciente.Paciente es cualquier persona que es atendido por un profesional que tenga que ver con salud, éste se caracteriza por un rol pasivo en su salud, como indica el mismos nombre, y al cual se le aplica el siguiente protocolo de atención: la identificación de los síntomas, el diagnóstico, el tratamiento y el resultado (véase la denominada historia natural de la enfermedad). Los que quita la autonomía como sujeto, viéndose obligado a atenerse a las reglas hospitalarias hasta el abandono del recinto. Esto se acrecienta en el contexto de las clínicas privadas, inculcando que el sentido de salud es unidireccional, o sea, que trata de cura enfermedad, dejando de lado las otras esferas que inciden en el bienestar físico y psicológico de las personas. El hecho de asistir a un gran centro que aglutina todo lo que tiene que ver con el cuerpo reproduce que la salud es centralizada.

Pese a que el estado es quien se preocupa en cierto grado de las otras áreas, como  el entorno laboral y la ecología, el desentendimiento de las comunidades y la captación de los privados hizo que las practicas cotidianas de las personas se basen en conductas de consumo de bienes, en vez del auto-cuidado y la preocupación por el bienestar de sus pares, que hasta han llegado a la institucionalización del daño directo e intencional del propio entorno.

¿paciente o cliente? lo mismo al parecer

Los consultorios y las comunidades

“Las mesas territoriales trascienden la institucionalidad, van más allá de convertirse en simples espacios peticionistas, pues en ellas convergen todas las aristas que comprenden la salud. Desde medicina natural, para la autogestión de la sanación de la enfermedad, hasta la salud en el trabajo, según el entorno y la psicología del mismo; con participación efectiva y vinculante en los espacios y comunidades de salud para su control comunitario”, asegura Natalia Rubilar, del Instituto Latinoamericano de Cultura y Educación Popular.

Así es como en general, y como se confirmó el 24 de noviembre en la mesa de San Pedro, se pueden reconocer tres ejes de análisis:

1)      Participación: donde se establece la idea de que la salud no es individual, sino comunitaria, pues depende de todos crear un entorno que ayude en el auto-cuidado y el bienestar general. De manera que se cree en la participación activa de las partes dentro de los consultorios como de los hogares y del cuerpo.

2)      Financiamiento: aquí se establece la importancia de los recursos y como son repartidos a nivel nacional. Como los privados captan buena parte de ellos por una atención que serviría para más personas, centralizándolos y  quitándoles accesibilidad. Se analiza el rol del estado y las comunidades en la financiación.

3)      Concepto de salud: pretende la re-conceptualización del concepto como una necesidad comunitaria e individual, del conocer el propio cuerpo y la importancia del entorno natural y laboral. Y visualizar el cómo se ha mercantilizado un derecho humano básico.

La conformación de una mesa de salud supone la autonomía de cada territorio y de los procesos que los pobladores decidan en conjunto de tal forma que también se puedan aplicar las síntesis a la realidad. Quizás es importante comenzar por uno mismo y no desaparecer las plantas medicinales de tu patio y espacios compartidos.

Escrito por borracho

Extraido de La Voz

Propagalo!

Publicado el Lunes 3 Diciembre 2012 a las 6:05 pm
Deja tu comentario aqui abajo ▼

Usamos una licencia Creative Commons porque puede servir de algo.

Los contenidos de terceros son señalados respetando a su fuente.

Comentarios

Suscríbete al Boletín

Recibe en tu correo las noticias y articulos

Name
Email *
 

Metiendo Ruido es un colectivo de contrainformación y agitación del Bio-Bio (Región Chilena) | 2010-2014 | Creative Commons | ®