Publicado el 5 Enero, 2013 a las 12:48 am

¿Qué es el Comunismo Difuso?

El siguiente texto fue extraído de la revista "Comunismo difuso" editada en la región chilena. Copiando y pegando el siguiente link podrán ver la publicación entera: http://metiendoruido.com/2012/09/ya-disponible-publicacion-comunismo-difuso-2-y-3/

600244_4210297022879_1596732428_n
“Entendemos la anarquía como una forma de organización humana carente de cualquier forma de poder político, en la cual la libertad de cada persona se extiende y se complementa espontáneamente con la libertad de las demás. La condición de existencia de la anarquía es la armonía entre los intereses particulares y los generales. Por lo tanto, comunismo y anarquía van de la mano” (Comunistas por la Auto-liberación Integral, Tesis de Orientación, 2010).
 
 

La solidaridad, la cooperación, el apoyo mutuo y las relaciones igualitarias interpersonales en todas las esferas de la vida, se encuentran en la esencia de lo que históricamente ha sido denominado como comunismo. No son obra particular de ningún grupo determinado o de alguna iluminada mente filantrópica, sino que constituyen tendencias histórico-sociales en la especie humana con un robusto fundamento biológico. Es decir, el comunismo es inmanente a la humanidad desde sus orígenes, y durante gran parte de su historia ha sido prevaleciente. De lo anterior no se desprende, sin embargo, que siempre hayan imperado estas relaciones de cooperación dentro de las sociedades humanas.

Con la irrupción de las clases sociales y el Estado y, por tanto, de la explotación y opresión de un grupo social a manos de otro, las formas comunistas y “antiautoritarias” de relacionarse se ven reducidas y sistemáticamente atacadas, pues se encuentran en franca contradicción con la existencia misma de una sociedad escindida en clases, fundada en la alienación humana respecto a su producción material y su conciencia. Especialmente, en el sistema clasista capitalista -que actualmente padecemos- la solidaridad y cooperación se ven fuertemente disminuidas por el enaltecimiento de la competencia y el individualismo egoísta, pues estos últimos son fundamentales para la continua acumulación de capital en manos de la burguesía, lo que a su vez repercute en una cada vez más intensa explotación de la fuerza de trabajo humana (del proletariado) y mayor destrucción del ambiente en el que transcurren nuestras vidas.

tumblr_lsrwgo76bD1qd6eyyA pesar de esta permanente represión directa y/o “invisible”, las clases explotadas y oprimidas, que siguen de forma velada conservando las relaciones comunistas en muchos momentos de su vida cotidiana, y que son las verdaderas constructoras de toda obra humana, se han levantado -en distintos lugares y momentos históricos- contra la imposición de estas condiciones alienantes: se han constituido en movimiento real que subvierte las condiciones existentes, aunque no han logrado, por distintas razones (que deben ser profundamente estudiadas y discutidas), hacer perdurables y/o extender sus triunfos. De todas formas, lo que nos demuestran estos alzamientos y procesos revolucionarios, es que el comunismo existe hoy, difuso, en potencia, dentro de la sociedad de clases. De ahí que hagamos mención a un “comunismo difuso”, en contra de aquella visión mecanicista que eleva al comunismo a la categoría de paraíso idílico, alejado históricamente de nuestras vidas. Nosotros lo entendemos como una posibilidad y necesidad real, hoy.

Pero tampoco hacemos apología a su actual grado de atomización. Al contrario, lo reconocemos ahora, encarnado en proyectos parciales, pero comprendiendo que la única forma de extenderlo es reforzarlo y transformarlo en fuerza concreta y hegemónica, construirlo en acción conciente de las clases explotadas y oprimidas, en lucha directa contra el capital y toda forma social clasista.

315964_268453446511753_100000413006210_961169_129908011_nLo que diferencia esta concepción de una versión afirmativa, celebratoria y en definitiva “posmoderna” del comunismo, es que postulamos la necesidad de que desde los distintos niveles de expresión actual, necesariamente dispersos y esporádicos, del movimiento comunista, se pase al ataque. Tal es el criterio diferenciador del comunismo revolucionario, en oposición a concepciones más light de una serie de actos de seudo-comunización en convivencia pacífica con el poder. Esto no es mera poesía ni apología de la violencia en tanto mera forma, sino que es la reafirmación del contenido del viejo programa comunista que ya en 1848 hacía explícita la necesidad de trastocar y derribar violentamente el orden social capitalista. Esta concentración y desplazamiento de fuerzas para la liquidación del Estado y las clases es al mismo tiempo la afirmación del comunismo. Luego del momento negativo de destrucción del viejo orden, se plantea el interesante problema de la mantención de una vida comunitaria en que las funciones administrativas no se separen en un nuevo tipo de poder, en que se disuelva la política como esfera especializada. Es en este sentido que, de nuevo, concebimos a la comunidad humana como “difusa” en el sentido de anti-política (o post-política), en que los poderes están difuminados por todo el cuerpo de una comunidad humana consciente y auto-determinada.

En definitiva, reconocer de una manera no conformista ni celebratoria las expresiones actuales de un movimiento comunista siempre presente, se torna fundamental para proyectar el enfrentamiento revolucionario con el capital y el estado sin caer en etapismos reaccionarios que se suelen imponer desde estructuras orgánicas de herencia e influencia social-demócratas (y sus respectivas concepciones ideológicas). Así, la promoción de ciertas características de determinadas experiencias de lucha proletaria, tales como la autonomía respecto a los aparatos políticos y sindicales, la profundización, radicalización e integralidad de la crítica, entre otras, constituye la principal tarea de las minorías revolucionarias, incitando constantemente a la autoclarificación teórica y al desarrollo de métodos de lucha coherentes con perspectivas auténticamente revolucionarias. Remecer las bases del capitalismo en sus relaciones cotidianas y de producción/reproducción material de la vida, preparándonos para el inevitable conflicto con las fuerzas represivas de la burguesía y todas aquellas que defiendan el viejo orden, he allí en donde se centran los esfuerzos de quienes nos posicionamos por el comunismo y la anarquía.

Escrito por Revista Comunismo Difuso

Propagalo!

Publicado el Sábado 5 Enero 2013 a las 12:48 am
5 amiguitxs comentaron

Usamos una licencia Creative Commons porque puede servir de algo.

Los contenidos de terceros son señalados respetando a su fuente.

Comentarios

  • Escucha!!

    El anarquismo no conduce a otro lugar que a la reafirmación de los poderes capitalistas, es como un apéndice necesario del sistema, algo que lo combate pero que lo hace mas fuerte, como las vacunas. Ademas sus ideólogos son en su casi totalidad hijos de la pequeña burguesía, personas que no conocen y rechazan la disciplina a la que siempre han estado obligados los asalariados es decir el proletariado. Tampoco son partidarios del poder popular, no les interesa construir lazos de larga duración y solidarios. Embaucan a jóvenes que tienen idearios revolucionarios y los hacen inmolarse, y después se convierten en administradores del capital. Lindo futuro. Ideologízar-enviar al martirio-criticar y destruir a los que se organizan-volver al yugo capitalista, ese es el ciclo eterno del anarquismo. Solo el marxismo-leninismo como proyecto de vida construirá las bases para una futura sociedad sin clases, el resto solo es paja molida al viento, nada.
    El esfuerzo debe centrarse en construir conciencia y organización una que sea capaz de mantener el poder durante la etapa del reflujo hasta que las clases dominantes sean completamente derrotadas. Pero eso solo se consigue con compromiso de largo plazo, con creación de conciencia de clase, con desarrollo de fuerzas sociales capaces de combatir coordinadas para obtener el poder y conservarlo, con desarrollo de fuerzas productivas que abastezcan los frentes de defensa del pueblo liberado, con revolucionarios internacionalistas que sean capaces de aportar en la liberación de otras naciones e ir construyendo el camino al comunismo -la sociedad sin clases-.
    Eso no se logra con bandas destructoras que luego se olvidan de la revolución para alcoholizarse y vivir de los vicios burgueses. Mientras no entendamos que todo, excepto el poder, es ilusión, estaremos condenados a la derrota, y eso los dueños del capital lo saben bien, mucho mejor que el resto de nosotros.

    • No creo que sea tan así. La idea en primer lugar no es adoctrinar personas y que sean parte de los “ismos” haciendo referencia a un texto publicado aquí en esta pagina hace poquito. Respecto al poder popular, yo creo personalmente que donde existe poder existe dominación, existe opresión, el poder popular no es más que otra herramienta de las doctrinas izquierdistas-partidistas que avalan el estado o la dictadura del prole. No creo que el “poder” sea el único camino.

    • Amen

      Y con esto damos por concluida la predica de hoy, recuerden que si no hacen caso se irán al infierno.

    • Marx se equivocó.

      Tu metáfora carece fuertemente de argumentos ¿Que principio te hace pensar que el anarquismo fortalece la relación patrón-obrero?. Tu segundo argumento es un falacia argumentativa, el echo de que algunos (pues no son todos) sean burgueses no es un argumento para desvalidar sus filosofías, de echo todos los anarquistas rechazaron su seno, y vivieron de todo, basta ver la vida de todos ellos para darse cuenta. Por otro lado, lo único que deja ver que todos los pensadores (de izquierda, y derecha) fueran en su mayoría burgueses, sólo demuestra que éstos tuvieron una educación libre-pensadora, y no al servicio de alguien. (o a caso no conoces la vida de marx), como hoy a la masa trabajadora (al servicio del estado y mercado). El marxismo tiene muchas críticas, que fueron hechas antes de ser tomadas de manera literal por lenin y su séquito, y llevadas en su proceso, que se hicieron notar, y toda su historia, sólo demuestra que el Estado y la revolución, son excluyentes.
      Todo el texto es algo complicado para explicar sencillamente, que la revolución real, no es un acto que será sólo con la caída del estado, sino que con la construcción en un presente constante, en cada proyecto y relación con cada persona (o quien presentes empatía), la relación horizontal, de solidaridad y libertad. En otras palabras, el medio es el fin! el fin no se puede hacer sin los medios adecuados. Y otra cosa, el poder no se destruye ni se posee, sólo se equilibra y ejerce!!. Saludos1

  • alex

    hermano. lea un poco mas. es estupido crear un bipartidismo. comunismo y anarquia van de la mano.

Suscríbete al Boletín

Recibe en tu correo las noticias y articulos

Name
Email *
 

Metiendo Ruido es un colectivo de contrainformación y agitación del Bio-Bio (Región Chilena) | 2010-2014 | Creative Commons | ®