Publicado el 23 Febrero, 2014 a las 9:34 pm

Compilado de textos sobre lo que ocurre en Venezuela

Reproducimos distintos textos aparecidos en la pagina del colectivo El Libertario de Venezuela. Ellos pretenden dar una mirada al conflicto más allá de las noticias oficiales que anuncian, por un lado, la prensa burguesa internacional, y por el otro, la prensa aliada del gobierno venezolano. Son textos de gente que está viviendo cotidianamente el conflicto en distintos puntos del país. Por último un texto del Partido Comunista Internacional.

venezuela 2014

Opina un compa de Caracas: “Estas Guarimbas carecen de contenido social”

Bueno, sí, tenía que decirlo eventualmente. Estas guarimbas por lo que me he dado cuenta, al menos por el sector donde tengo oportunidad de circular, carecen de contenido social. Si, personalmente tengo razones y justifico que hay motivos por los cuales protestar, pero al revisar, preguntar a los y las participantes de estas guarimbas, protestas o lo que quieran que se llamen, obtengo respuestas escuetas, discursos rancios y copiados de las pataletas de 2002 y 2004 y 2008 y de cualquier momento en que se haya visto amenazado el poder estatal. La misma actitud de pretender que se puede tumbar un gobierno para cambiarlo por otro. Un escenario donde Carmona sería la estrella. Pero no. La protesta debe tener un trasfondo político profundo. ¿Por qué digo esto? Porque desde mi punto de vista está bien, cuando corresponda romperlo todo, armar un verguero si tienes arrechera, pero también hacerte responsable de eso. Explicarle al maldito Estado (y a la población obviamente), por qué mierda le caes a piedras al TSJ, por qué incendias camionetas del CICPC o por qué te mantienes una noche completa quemando cauchos en una urbanización.
En las oportunidades que he tenido de cruzarme de frente a una manifestación estudiantil no me han entregado ni un volante y supongo que tampoco han explicado a los vecinos de Altamira por qué se mantienen quemando cauchos frente a sus casa durante más de una semana; al igual que tampoco lo han hecho en mi localidad. Estos manifestantes parecen que viven en una realidad diferente, o simplista. Nadie se acuerda del sueldo mínimo,  y como la inflación simplemente lo disuelve. Por ejemplo cuando atacaron al TSJ hubiese sido buen argumento destruirlo por su ineficiencia, pero no vi reivindicaciones y ahora queda como un ataque necio de niñatos queriendo protagonizar una “insurreción” estéril, como pa’ hacer currículo cuando opten por el cargo de presidente de la FCU.
Ninguno recuerda el amargo momento que pasan los trabajadores de las empresas básicas del país en oriente cuando convocan a una huelga y son perseguidos igualmente como son reprimidos hoy los estudiantes, pero sin tanto bombo y platillo mediático. Nadie se acuerda de la lucha de Sabino Romero por la demarcación de tierras y la lucha Yukpa. Ninguno recuerda el retardo procesal que sufren miles de venezolanos privados de libertad sin el debido proceso.
La criminalización de la protesta en el Estado Venezolano, no es de ahora, no se ve reflejado sólo en la versión “2014” del movimiento estudiantil, sino, que ha tenido un montón de gente que ha sido vejada por el Estado al igual que han sido vejados los estudiantes esta semana. Entonces, ¿Cuál es el camino de conciliación, de unir voluntades con “la otra mitad de la población” si ni se acuerdan de ella cuando tienen la oportunidad? Oposición, seguirán siéndolo por bobos, por no estar metidos en el peo todo el año sino cuando les conviene armar un verguero mediático. Yo estoy seguro que el primero de mayo, seguiremos los mismos 4 tontos alegres repartiendo volantes en una plaza, pero claro de quiénes somos y a dónde vamos. Mientras tanto sean presas de la telaraña bolchevique.”
escrito por La Rata

Opina un compa de Mérida: ¡Ganas no me faltan!

 

Esta es una pequeña crónica bastante familiar de seguro para muchos. Ayer me levante a las 6 am para prepararme para ir a trabajar. Llegué al trabajo a eso de las 7:30 am y allí pase todo el día.   A las 7 pm regresé a mi casa. Al llegar a casa tuve que bajar a la bodega más cercana (vivo en una zona rural) a comprar las cosas para cenar o almorzar los días que vienen. Pues bien, una compra que consistía en unas tres papas, dos latas de sardinas, tres tomates, una cebolla, un jabón azul, una caja de cigarrillos y unas galletas me salieron en 170 BsF. Hasta aquí todo parece normal pero no es así.  Mi salario diario son 200 BsF.

Claro, son 200 BsF y esto me deja tan solo 30 BsF para ir guardando de modo que pueda pagar el resto de mis gastos, como el alquiler por ejemplo. O el pasaje en el transporte público, que si no fuera a pie al trabajo tendría que descontar 10 BSF a estos 30 que se suponen me sobraba.

Además de esto, recordé que la ultima que vez que me quede sin gas pasó casi un mes hasta que dicha comodidad volviera a mi casa. Y mi casa claro, una casita de 38 m2 a la que le falta el agua casi todos los días una hora o dos con un alquiler que equivale a casi la mitad del salario mínimo por el que trabajo. Me vino a la mente esa casa de la misión vivienda que se construyó “el cantamañanas” del CC (gran afiliado al PSUV por cierto y referencia ideológica de muchos por aquí) y que estaba vacía hasta dos semanas atrás, que logro venderla, por no menos que la discreta cantidad de 700.000 BsF.

Me vino a la mente una cosa, y ya me calentaba más los nervios. Pasé 10 años de mi vida en la universidad. Tengo una licenciatura, un máster y deje la tesis doctoral a la mitad por falta de ganas.  Y bueno, no es que crea que merezco un salario de ministro, pero por alguna razón, y esta razón por alguna otra razón siempre termina siendo culpa mía; me ha sido imposible encontrar un trabajo que, sin ser exactamente para lo que supone que estudié al menos me permita (y de eso se supone que se trata la universidad) devolverle a la sociedad o a quien sea, un poco de ese material intelectual o técnico que se supone adquirí en esos años. A veces me dan entonces unos episodios de lucidez y digo; claro, es que para enchufarse bien hay que saber a quién jalarle bolas. O pienso y reniego sobre como montar ese proyectico escrito con la siempre sacrosantas palabras; comandante eterno, compañero camarada, el arañero, nuestro proceso, la guerra económica, el gigante eterno, el legado. Todo esto sin duda aumenta los grados de un sentimiento de frustración que se crece.

Y con eso me vienen a la cabeza los contratos de las carboneras en guasare, la placa deltana, los 3 mil millones de dólares que nos presto la chevron, las concesiones a madereras chinas en el alto caroní, la muerte de los sabino, la criminalización de los wayuu, la muralla roja fascista disparando a sindicalistas disidentes, los brazos armados del gobierno mandando a callar a las viejas con sus cacerolas a punta de pistola, los muertos de Uribana, los 400 muertos anuales en prisión, los autores intelectuales de la masacre de El Amparo metidos en el gobierno diseñando las leyes antiterroristas. Y así. Y así pienso que tarde o temprano, yo, y mucha gente que no se identifica para nada con los voceros de la oposición, incluso sectores que provienen del chavismo, saldrán a las calles a protestar. Y allí estaré, si la ruralidad me lo permite, entregando panfletos a quienes tengan ojos para leerlos. Sin caer en ingenuidades sé, que muchos imbéciles fanáticos de Pérez Jiménez o de Leopoldo Lopez estarán allí con sus consignas y créanme que allí mismo los combatiré. Allí mismo les demostrare que ellos y estos otros son los mismos.

Ganas no me faltan de salir a encender a piedras cuanto carro de los policías se me atraviese. Porque son unos malandros y unos matraqueros. Ganas no me faltan de quemarle en la puerta de la gobernación de Mérida toda la basura que no son capaces de gestionar. Ganas no me faltan de reventar las vidrieras del supermercado y dejar regado por el suelo todos esos productos  para los que tengo que hacer colas en mis días de fin de semana. Ganas no me faltan de pillar un cajero del banco a solas e intentar de una vez por todas ver cómo carajo se le puede sacar todo el dinero a mandarriazos.

Ganas no me faltan de darle las gracias en persona a quienes le metieron fuego a las camionetas del SEBIN porque son un grupo de inteligencia asesina que tortura y persigue la disidencia política. Ganas no me faltan de ir a esa líder estudiantil, que en realidad es una afiliada de PJ y decirle que se calle la boca, que es una pajua, y que por su culpa (y la de esos mamelotracios a los que ella obedece) la protesta, que podría haber sido una buena tranca de cochina y donde todos reconozcamos que estas demandas anteriores son de reivindicación urgente para TODOS la convirtieron en una consigna casi propia de sus propios intereses partidistas.

El año apenas empieza y no promete ser un año de calmas. Venga pues la tormenta.

Escrito por Viento Sin Fronteras

 

Opina un compa: ¿Qué pasa ahora en Venezuela?

 

Ya van varios que me preguntan desde afuera cómo está la situación en Venezuela ahora mismo. Y ni yo mismo que vivo aquí lo sé a ciencia cierta. Pero poniendo las cosas en perspectiva, yo me aventuro a decir que la gran crisis en Venezuela no es un latente “golpe de Estado” (según la conspiranoia del gobierno) ni una crisis económica (según la oposición), sino una incertidumbre ante la falta de elecciones para el 2014.
Pero antes, hablemos del contexto. Lo más resaltante, definitivamente, es el asunto económico. Aquí es interesante el uso de los términos: para el oficialismo se trata de “guerra económica”; para la oposición se trata de una “crisis económica”. Hay escasez de insumos básicos, alta inflación, moneda recientemente devaluada y una intervención más fuerte del Estado en la economía. La palabra “crisis” tiene la intención de demostrar la incapacidad e ineptitud del gobierno en solucionar esos problemas; la palabra “guerra” denota la intención del gobierno de mostrarse como víctima de agentes internos o externos que causan dichos problemas. Del lado político, estamos ante una situación un tanto extraña para Venezuela, dado que este año no habrán elecciones. Las elecciones funcionaban como un modo de dirimir conflictos entre la oposición y el oficialismo, y más aún, funcionaban como un factor unificador en ambos grupos: unirse contra un enemigo común. Así, 2014 trae consigo el riesgo de la división partidista. Ambos bandos, que no sólo han perdido apoyo sino que corren el riesgo de dividirse, se ven ante todo un 2014 en el que no hay la necesidad de mantenerse unido. La inflación, la escasez, la inseguridad, son factores coyunturales, que funcionan como catalizadores de la crisis política, pero no son el gran factor de fondo en este momento.
La crisis de división es todavía peor en la oposición. Muchos en las bases opositoras no están contentas con la actuación de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática) ni de Capriles, estos serían sobre todo los opositores más radicales. No están contentos con el reciente pacto de los dirigentes de la oposición, que han reconocido tácitamente al gobierno de Maduro al coordinar conjuntamente con el gobiernos diversos proyectos, entre los que destacan el asunto de la inseguridad. De hecho, la mayor parte de la dirigencia de la MUD no está promoviendo las protestas. Así, Leopoldo López y María Corina Machado, también ex-candidatos a la presidencia, se están aprovechando de ese descontento en las bases opositoras para robar el protagonismo. Muchos opositores están muy molestos con la situación actual y esperaban con muchas ganas el llamado a salir a las calles, por ello Leopoldo López es el nombre más sonado en estos días al ser quien exprese el sentir de muchos de ellos, mientras que la popularidad de Capriles decae. Irónicamente, las razones para protestar son bastante vagas y no hay un criterio unificado: no todos protestan por la misma razón, ya sea por estudiantes detenidos, la situación económica, la inseguridad, todo lo anterior u otra que se me escape.
Del lado del oficialismo hay más que todo alegría. El radicalismo opositor beneficia mucho al chavismo, porque si algo sabe hacer el chavismo es unirse ante la adversidad. Las protestas le sirven al gobierno para demostrar que la oposición es violenta y fuera de la ley. Le sirve para crear un escenario donde el Estado es víctima de un enemigo en común, que no hay tiempos para discusiones internas en el chavismo, porque mejor nosotros que ellos. El gobierno señala que hay un ambiente de protesta similar al del 11 de Abril de 2002, por lo que se esconde un golpe de Estado en estas protestas, pero aunque el ambiente es bastante tenso como en el 2002, y una de las exigencias es la salida inmedianta del presidente, no hay un terreno propicio para un golpe de Estado. La oposición no tiene ni un ápice de control en las Fuerzas Armadas; ni tampoco de ningún otro poder público; apenas la oposición tiene 2 gobernaciones e, incluso, sus dirigentes están negociando con el gobierno. Es poco probable que pueda ocurrir un golpe de Estado y, de ocurrir, este sólo puede venir de altos cargos en el mismo gobierno.
Es difícil conocer con exactitud lo que acontece en el país, dado que hay una barrera informativa impuesta desde el gobierno. Uno de los factores que germinaron las protestas es la falta de acceso de los medios impresos al papel, lo que cuesta la puesta en marcha de muchos diarios de circulación nacional, local e incluso medios comunitarios y autogestionados. En la televisión nacional no se están visualizando las protestas que ocurren en el país, y cuando ocurre sólo es para mostrar los actos vandálicos y violentos en que han incurrido los manifestantes. La imposición del gobierno a los medios audiovisuales ha sido tan constante que la autocensura es la norma. De ese modo, la ciudadanía salta esta muralla informativa mediante el uso de las redes sociales, en especial Twitter. Pero incluso esto no ha sido perfecto, por un lado se ha denunciado la censura de la empresa de telecomunicaciones del Estado, CANTV, que ofrece un aproximado del 90% de las conexiones a internet, a la red social Twitter; y de otro, se ha denunciado desde el gobierno el uso de las redes sociales para transmitir información falsa, sobre todo de imágenes de supuestas represiones de protestas. La información se ha usado a modo de conveniencia por ambos bandos, por ejemplo, el oficialismo sólo suele dar importancia a la muerte de un oficialista, olvidando las otras 2 muertes en la oposición; mientras la oposición suele olvidar la muerte del oficialista mientras llora la muerte de 2 opositores. En este sentido, la represión policial y de grupos parapoliciales no son ningún “cuento de camino” como lo intenta hacer ver el gobierno. La policía ha utilizado armas de fuego contra los manifestantes y lo que no puede hacer la policía (torturas y amedrentamiento, por ejemplo) lo hacen los grupos armados llamados “colectivos” que funcionan como cuerpos parapoliciales.

 

En mi opinión, estas protestas sólo benefician al gobierno, y lo único bueno que trae para la oposición es liberar la rabia que guardan por dentro. Eso sí, advierto, no me identifico con ninguno de los bandos. Más allá de eso, no puedo agregar más.
Escrito por: Victor Camacho

Opinión: Tortura y masacre del capitalismo venezolano por la renta petrolera

 

(Nota de El Libertario: A diferencia de los portales web de los falsos críticos del bolivarianismo, seguimos difundiendo posturas de izquierda que complejizan la visión polarizada sobre lo que pasa en nuestro país, y ayudan a la discusión)
El gobierno  bolivariano de Venezuela lleva quince años repitiendo que la clase obrera en este país, jamás había tenido mejores condiciones de vida en materia de alimentación, salud, vivienda y seguridad, que este régimen que se autodenomina socialista es el mejor de los  gobierno para la clase obrera y el pueblo en general, un estado que está constituido por militares,  dirigente estudiantiles, exguerrilleros,  partidos políticos como PCV,  grupos como los Tupamaros, los gallones, Topo Obrero y todos los sindicatos subvencionados por el Estado y la patronal privada.
Todos estos reformistas que alardean ser los teóricos del marxismo, son pilares fundamentales en la burguesía  para  mantenerse en  el poder con menos costo, ya que estos partidos y grupos hacen creer a la clase obrera que las instituciones capitalistas funcionan y pueden ser suya y representar sus intereses con un simple cambio de persona al frente de las gestiones parlamentaria.

La burguesía para apoyar un gobierno que se hace llamar socialista, no solo radica en hacer buenos negocios, sino que deben mantener y garantizar la paz social, mejor dicho la paz laboral, que los obreros produzcan sin interrupciones, sin paro, ni huelga, y cuando la crisis llega, y  las migajas de pan y circos ya  no son suficiente, porque las misiones de asistencia que lanza la burguesía al proletariado como la atención de anciano, hasta la misiones de protección a perros,  deja de materializarse y se hace mediática, convirtiéndose esto en un acto únicamente propagandístico, donde los salarios ya no alcanzan para ir al supermercado, hay escasez de los artículos que componen la canasta alimentaria, se eleva la inflación,  la inseguridad. No se garantiza los presupuestos para las universidades donde acuden lo más jóvenes a buscar la preparación y entrar al campo de la producción,  llega la crisis, el gobierno de turno empieza a perder credibilidad, los intereses de los grupos económicos de la clase dominante que se han repartido las rentas del petróleo, los negocios y la plusvalía de la clase obrera entran en conflictos, para definir quién se queda con la mayor ganancia y quien asume la perdida.

En Venezuela la economía y todos los negocios se transan y se hacen  en dólares que es la moneda codiciada por los sectores oficialistas y opositores, sin dólares llega el colapso, se paraliza la economía, se agota el gobierno.
Si el llamado socialismo del siglo XXI, sus representantes del Estado, ya dio de sí todo lo que tenía. Su repertorio de engaño se van agotando, la burguesía empieza a ir preparando sus relevos, una nueva alternativa que le permita el florecimiento de sus negocios.
Es lo que está pasando en Venezuela, merma y baja los niveles de vida de pequeños propietarios, estos van rumbo a engrosar las filas del proletariado, los jóvenes estudiantes ven las pocas perspectivas de continuar sus estudios por falta de becas, transporte, comedor, seguridad,  es esta situación que genera  la  rabia y desilusiones,  organizándose en manifestaciones que llegan a choques violentos, siendo esto, caldo de cultivo para  los grupos económicos levantar sus propuestas democrática parlamentaria, como instrumento de dominación burguesa dentro de los enfrentamientos   llamando al dialogo y acogerse a la constitución nacional, que permite el cambio de gobierno, si es necesario y retornar  la paz, bajo la sacrosanta  opinión pública.
Nosotros comunistas revolucionarios estamos claro que los representantes del Estado durante quince años han hecho muy bien su trabajo contrarrevolucionario en llamar este gobierno  “socialista” y “comunista” contribuyendo con la alianza Cuba-EE.UU en hacer creer que la miseria y el hambre del capitalismo  andrajoso que lideran los hermanos castros en cuba es comunismo, como lo publica el semanario Quinto Día (31-01-2014) un fantasma recorre el país parafraseando al manifiesto comunista, el fantasma de  los anaqueles vacíos desde margarita hasta apure, desde Zulia hasta amazona, desde Táchira ,  hasta Bolívar, son inmensas colas para adquirir productos de la cesta básica no son extrañas las trifulca entre compradores, por comprar algún producto como sucedió  en un supermercado en valencia el 21 de mayo  pasado, resultando tres empleados heridos ante la arremetida de compradores que  luego de cuatro horas le informaron se había acabado la harina,  sembrando en el proletariado venezolano y mundial que sí estas condiciones materiales son el comunismo,  prefieren el capitalismo.
No es la sola utilización de la violencia lo que determina el carácter de las luchas, una vez resueltas las diferencias entre ambos sectores llegara el acuerdo,   si es necesario cambiar la persona que están frente al gobierno, esto no es lo relevante para ello, le da igual cualquier títere. Lo fundamental es que garantice la paz laboral,  los negocios, la renta petrolera, y el billete verde.
Los muertos, heridos y detenidos producto de los enfrentamientos de ambos lados  quedaran para darle  continuidad a resaltar la valentía del individuo, como empuje a la estabilidad social y los negocios de los patriotas bolivarianos.
Nuestra tarea es preparar al proletariado, en la clarificación y organización clasista, apartándolas de todos estos prejuicios introducidos en sus filas que lo desvían de su camino histórico, como lo dejo establecido el manifiesto comunista sin teoría revolucionaria no hay praxis revolucionaria.
•             En este sentido hay que trabajar por un movimiento sindical clasista autónomos fuera de      las influencias de los partidos políticos parlamentarios, impulsando una tabla reivindicativa que unifique a todo el proletariado en una sola lucha.
•             Un salario mínimo que cubra el costo de la cesta básica.
•             Todos los contratados a fijos.
•             Un salario mínimo que cubra el costo de la cesta básica para todo el sobreviviente de los obreros muertos en los puesto de trabajo y por la inseguridad.
•             Jubilación a los veinte años de servicios o a los 50 años de edad para hombre y mujer.
•             Salario mínimo que cubra la cesta básica para jubilados y pensionados.
•             Reducción de la jornada de trabajo a 30 hora semanales, sin reducción salarial.
•             Crear las condiciones para que en un momento de la historia abolir el trabajo asalariado.
Partido Comunista Internacional
Febrero 2014
Escrito por: Partido Comunista Internacional

Propagalo!

Publicado el Domingo 23 Febrero 2014 a las 9:34 pm
Deja tu comentario aqui abajo ▼

Usamos una licencia Creative Commons porque puede servir de algo.

Los contenidos de terceros son señalados respetando a su fuente.

Comentarios

Suscríbete al Boletín

Recibe en tu correo las noticias y articulos

Name
Email *
 

Metiendo Ruido es un colectivo de contrainformación y agitación del Bio-Bio (Región Chilena) | 2010-2014 | Creative Commons | ®