Publicado el 24 Febrero, 2014 a las 10:51 pm

Nuestra posición frente al apoyo de los dirigentes del mov. estudiantil chileno a la “Revolución Bolivariana”

 

FECH

Muchos de los que hemos participado en actividades, acciones y discusiones dentro de ese movimiento que se suele denominar como “estudiantil” nos hemos encontrado con la sorpresa en los últimos días de distintas declaraciones de dirigentes y organizaciones políticas estudiantiles que llaman a defender la “revolución del pueblo venezolano”.

Esta situación que no ha sido discutida en profundidad por el movimiento y que guarda importantes connotaciones, es pronunciada por las organizaciones políticas estudiantiles que más protagonismo han alcanzado en los últimos tiempos dentro de los medios de comunicación en chile y dentro de las federaciones de las universidades chilenas. Nos referimos al Frente de Estudiantes Libertarios (FEL) y la Unión Nacional Estudiantil (UNE). Aquí los comunicados respectivos de cada organización: FEL-   UNE-

Sin embargo, ellos no han sido los únicos, también secciones estudiantiles del partido comunista chileno, parte de la coalición de la social-democracia-neoliberal denominada Nueva Mayoría que será prontamente gobierno en Chile de la mano de la señora Bachelet, han emitido su defensa a este “proceso revolucionario” como se denota en esta carta al mercurio de la secretaria de la federación de estudiantes de la universidad de chile (FECH)

Extrañamente, las dos primeras organizaciones en su discurso han atacado continuamente a la segunda, acusándolos de reformistas, pero en la práctica vemos que ambos tienen más de alguna cosa en común, como se deja ver en la defensa férrea al gobierno bolivariano.

También nos resulta extraño que Melisa Sepúlveda. la presidenta de la federación de estudiantes más importante de chile (FECH) y miembro del Frente de estudiantes Libertarios (FEL) haya declarado a los medios hace pocos meses que suscribía al anarquismo, y poco tiempo después sea propulsora de las declaraciones antes mencionadas las cuales defienden los “procesos electorales legítimos”, la “defensa a la democracia” y “el respeto a la constitución”, lenguaje muy particular si uno mira la tradición teórica y práctica del anarquismo a nivel histórico y mundial.

En relación al otro grupo con alto poder dentro del movimiento estudiantil, la UNE, no nos sorprenden mucho sus declaraciones, ya que concuerdan con su espíritu social-demócrata, el cual se vio fielmente reflejado en el apoyo irrestricto que tuvieron en la campaña del ex-presidenciable Marcel Claude, sujeto que encarnaba de la mejor manera la social-democracia chilena (social-democracia autentica, no como la nueva mayoría que también tiene un discurso social, demócrata, pero una práctica neoliberal). Además con esto, es decir participando en la lógica política heredada de la dictadura, la UNE legitimó totalmente el sistema electoral y constitucional que heredó el chile de Pinochet, sistema que incansablemente dicen combatir.

Estas críticas no las hacemos desde la óptica de la burguesía, como se habrán dado cuenta por el fondo de nuestras reflexiones y el lenguaje utilizado, aún así lo dejamos claro porque estos grupos que manejan las federaciones del movimiento estudiantil chileno, suelen atiborrar con insultos a todos aquellos que no están de acuerdo con sus argumentos tratándolos de: pro-imperialistas, fascistas, pequeño-burgueses, y un montón de otros epítetos que desarrollan recurrentemente en sus argumentos cuando se les profesa una crítica que no cabe en su programa político.

Esta crítica tampoco la hacemos (como sí lo hacen los dirigentes estudiantiles) desde aquella visión que respeta la democracia, las elecciones, las constituciones y todos los supuestos derechos e instituciones fundamentales de nuestra sociedad que fueron heredadas de la revolución francesa, revolución en donde (lo recordamos por si a alguien se le había olvidado) la clase social que triunfó fue: la burguesía.

Estas reflexiones tampoco significan un apoyo al “movimiento estudiantil” y de protesta actualmente en Venezuela, sabemos que existen elementos involucrados con la derecha venezolana y no nos extrañaría que el estado de EE.UU. también estuviera involucrado, la historia nos dice que estos hechos ocurren. Aunque todo parece indicar que lejos del conspiracionismo del gobierno venezolano, estamos frente a un movimiento de carácter más espontaneo que planeado, el cual incluso ha sobrepasado el accionar de la derecha venezolana. Además no concordamos con las exigencias de este movimiento que ha salido a las calles venezolanas bajo los mismos lemas de “respeto a la democracia” y reconstitución de los supuestos “derechos fundamentales” que entrega el capitalismo liberal.

Pero tal como recordamos esto, también recordamos que durante la historia muchos gobiernos que se han pretendido revolucionarios y junto al “pueblo”, con el tiempo han derivado en las peores degeneraciones de la opresión y la represión.

Es por eso que nuestra crítica no la hacemos desde estos puntos de vista, sino que desde la teoría y práctica comunista y anarquista. Sí, leyeron bien, desde el comunismo y el anarquismo, porque a pesar de que se ha repetido incansablemente que son conceptos antagónicos y excluyentes, la historia del movimiento revolucionario muchas veces ha dicho lo contrario. Es menester recordar que en sus comienzos tanto el anarquismo como el comunismo pretendían abolir el Estado, el capitalismo, y por tanto las clases sociales. Nosotros hacemos la crítica desde el anarquismo que supuestamente profesa la presidenta de la FECH y el FEL, como desde el comunismo que supuestamente profesa la UNE (para ser más precisos la UNE ocupa el termino de socialismo, pero también debemos recordar que en los comienzos del movimiento obrero en el siglo XIX: socialismo y comunismo eran utilizados como prácticamente sinónimos, y de hecho pasaba algo similar con el anarquismo.

Volviendo a la historia es necesario aclarar que diversos grupos ligados al comunismo durante el siglo XX (particularmente al comunismo de consejos,  el pensamiento situacionista y las corrientes comunizadoras, junto con otras) han encontrado importantes conexiones con el anarquismo, así como trascendentales pensadores dentro del campo ácrata como Pedro Kropotkin, Errico Malatesta y Luigi Fabbri han abogado explícitamente por el anarco-comunismo o el comunismo anárquico.

Esto no quiere decir que no existan diferencias, de hecho las hay. Los grupos estudiantiles que emitieron estas declaraciones, por ejemplo, adscriben mayoritariamente a una variante del comunismo que es el leninismo. El leninismo como ideología es solo una pequeña fracción de la teoría revolucionaria en general, y de la comunista en particular (que tenga mucho militantes no es sinónimo de que sea más importante o valida, si es por un hecho cuantitativo la ideología más valida sería la capitalista, ya que es la más profesada por la gente).

De hecho los comunistas de consejos ya en 1920 criticaban ácidamente a los leninistas considerándolos autoritarios, estatistas y ambiciosos de poder, incluso argumentando que los leninistas no eran comunistas, sino social demócratas o capitalistas de Estado (aquí se puede revisar el pensamiento de los comunistas germano-holandeses como Pannekoek e italianos como Bordiga, así como figuras clave del pensamiento comunista de la época como Rosa Luxemburgo). Por otra parte, el anarquismo ha batallado históricamente contra el leninismo por su autoritarismo y su obsesión de sobreponer los fines por sobre los medios. Las matanzas genocidas durante el gobierno bolchevique en contra de los anarquistas ucranianos que lucharon junto con Lenin para derrocar al gobierno zarista, aumentan la desconfianza entre ambas teorías o ideologías revolucionarias.

Así vemos que incluso existe más conexión entre la teoría anarquista y la comunista de consejos, que entre los comunistas consejistas y los comunistas leninistas. Lamentablemente toda esta rica historia teórica y práctica que tiene el movimiento revolucionario en su historia, y que es sumamente relevante rescatar para tener una salida verdadera al modelo actual, ha sido eclipsada por solo una esfera de ésta, relacionada con el comunismo-leninista (debemos aquí hacer un pequeño paréntesis considerando que efectivamente existen algunos grupos que reivindican el leninismo, pero se han negado a participar en el estado, el ejemplo emblemático es el MIR que siempre tuvo una postura crítica a la social democracia y la institucionalidad en el gobierno de Allende. Actualmente existen grupos en chile que recogen ese legado y que a pesar de considerarse leninistas, han incorporado distintas prácticas que los acercan al comunismo consejista e incluso al anarquismo. Además se debe agregar que en Venezuela de los pocos grupos opositores desde una perspectiva revolucionaria están los guevaristas y leninistas)

El comunismo de consejos y otras corrientes comunistas autónomas depositaban su fuerza en la generación del poder horizontal de los consejos obreros (los famosos “soviets” que fueron traicionados, disminuidos y subvalorados por los bolcheviques después de que adquirieron el poder del estado) por sobre el Estado o los gobiernos. El anarquismo tomó el camino de la acción directa, la autonomía, la autogestión, la crítica a la democracia con su aparato electoral y la no separación entre fines y medios. Todos estos valores fueron compartidos, en diferentes medidas, por ambos grupos, y son los mismos que ahora fundamentan nuestra posición en este escrito. Reflexión que también se fundamenta en la primera organización proletaria anticapitalista de la historia –la primera internacional- fundada en 1864 tanto por comunistas como por anarquistas, la cual gritaba incasablemente su más relevante consigna “la liberación de los trabajadores será hecha por los trabajadores mismos o no será.” ( o sea, no por estados, caudillos, intelectuales y demás especialistas de la militancia).

Cuando estos movimientos revolucionarios analizaron los caminos institucionales, del control del estado a través de las urnas y de respeto a la democracia liberal (como es el caso del “proceso bolivariano”) los tildaron como reformistas, y no como revolucionarios.

Es por eso que no resulta extraño que nosotros, que nos declaramos herederos de las prácticas y reflexiones de todos aquellos que se han plantado de forma antagónica frente al estado y el capital, nos autodenominemos como anarquistas y comunistas a la vez.

Y también por eso es que no entendemos cuando los líderes estudiantiles hablan de “revolución bolivariana”, porque para nosotros la revolución es algo completamente distinto a lo vivido en Venezuela, ya que una revolución tal como la plantearon muchas corrientes revolucionarias durante la historia de la humanidad no está fundamentada en el poder del estado, el triunfo en elecciones democráticas realizadas en países capitalistas, ni en el ensalzamiento a-critico de caudillos, dirigentes y gobiernos de cualquier clase. Para nosotros la revolución es, ante todo, un proceso no institucional y anárquico ya que se fundamenta en la construcción de relaciones sin autoridad, y un proceso comunista, ya que adquiere su verdadera fuerza en las comunidades.

Se nos dirá que el gobierno venezolano representa a las comunidades y al “pueblo” venezolano, sin embargo un largo recorrido por la historia nos ha demostrado que quienes decían representarnos y se anclaron en el aparato estatal terminaron reproduciendo las lógicas del modelo de dominación capitalista (no está de más recordar que el capitalismo nace en conjunto con la aparición de los estados modernos, y la consolidación de ambos siempre fue un proceso colaborativo y reciproco, es decir no antagónico). Por otro lado, nos preguntamos ¿qué tanta incidencia tienen las comunidades y el “pueblo” en las decisiones dentro de la “revolución bolivariana”? Para evitar problemas frente a esta pregunta en donde todos tenemos distintas opiniones creo que lo mejor sería sincerarnos y ser claros con nuestro lenguaje, ya que es la única manera de comunicarnos y no caer en malos entendidos.

Tanto Marx como Bakunin insistieron en dejar claro que el “pueblo” no era sinónimo de estado, y que las sociedades habían existido durante milenios sin estados, por lo cual esta ultima estructura no era natural, sino un constructo histórico. Las sociedades han existido sin estado, pero no al revés. El movimiento revolucionario ha denominado como única verdadera emancipación las acciones tendientes a la abolición del estado, las clases sociales y el capitalismo. A las acciones que solo buscan atenuar un poco del poder de los capitalistas para dárselo al estado y sus burócratas, siempre han sido tildados como reformistas.

Esto no quiere decir que todos los gobiernos sean totalmente iguales, efectivamente el gobierno bolivariano de Venezuela no es lo mismo que un gobierno capitalista tradicional (o uno extremadamente neoliberal como el chileno), lo que estamos tratando de decir es que frente a la óptica comunista y anárquica estamos frente a un clásico gobierno social-demócrata y estatista basado en la figura populista de lideres carismáticos y partidos políticos con cierto nivel de apoyo en las elecciones, nada más que eso. Que muchos compañeros se atrevan a hablar de que estamos ante una “revolución” es que desconocen las ideas más fundamentales de la teoría revolucionaria, o bien están engañándose ellos solos. Porque puede parecer sumamente rupturista un gobierno como el venezolano después del azote despiadado del neoliberalismo y las privatizaciones en Latinoamérica durante las últimas décadas, pero en sentido estricto estamos ante una vuelta de la social-democracia en la región, no una revolución. Y si decimos lo contrario es porque repetimos como papagayos la versión oficial del gobierno venezolano y lo que dicen el numeroso club de nostálgicos intelectuales y burócratas de izquierda que pululan por Latinoamérica beneficiándose de este tipo de gobiernos que les suelen dar trabajo, reconocimiento y poder. En definitiva que no tenemos la capacidad para pensar por nosotros mismos y hacer una lectura crítica como es deber de cualquier individualidad o grupo con intención revolucionaria.

Así, cuando los dirigentes estudiantiles defiendan al “pueblo venezolano” en sus discursos, por favor que digan sinceramente que defienden al estado venezolano, porque podremos tener diferencias entre nosotros, pero si algo hemos investigado sobre la práctica y la teoría revolucionaria durante la historia de la humanidad nos podemos dar fácilmente cuenta que la sociedad de un territorio no es sinónimo de estado, y en eso nos abalan los miles de pueblos que han sido sometidos por el aparato estatal. Lo mismo, cuando hablen de “revolución bolivariana”, por favor que digan “reformismo bolivariano”

Siguiendo este sencillo consejo se acabarían bastantes ambigüedades en su discurso y se sincerarían nuestras intenciones.

La internacional situacionista, organización revolucionaria que existió desde 1957 hasta 1972, la cual revitalizó el pensamiento de Marx y se ancló en premisas básicas del comunismo de consejos y el anarquismo tenía una metodología de acción que se denominaba “desvío”. Éste consistía en manipular propaganda generada por los capitalistas cambiándoles pequeñas sutilezas, las cuales lograban desenterrar el verdadero sentido de los mensajes pronunciados. En los comunicados de esos grupos podemos aplicar el desvío situacionista para demostrar la verdadera intención y subjetividad que guardan estos textos. Las palabras originales son tachadas y las entreparentesis son las que verdaderamente comunican las ideas que expresan. Todo lo cual dejaría sus declaraciones así:

Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH): “Es en ese sentido que rechazamos todo intento de desestabilización, acaparamiento de alimentos y de golpismo que busca pasar por encima de las decisiones soberanas del  pueblo (estado) venezolano, y cortar por esa vía el camino revolucionario (reformista) que ha escogido.”

Unión Nacional Estudiantil (UNE): “Manifestamos nuestro apoyo al bravo pueblo (estado) venezolano que hoy defiende no solo un Gobierno sino un proyecto político, económico y cultural para toda nuestra América Latina, legado por el Comandante Hugo Chávez.”

Frente de Estudiantes Libertarios: “Todo nuestro apoyo y solidaridad al pueblo (estado)trabajador venezolano, actor principal de la construcción del socialismo (reformismo) en su país y en el cual confiamos plenamente. En el radica no sólo la fuerza para detener este tipo de maniobras por parte de quienes buscan terminar con el proceso de cambio que allí llevan adelante hace más de 15 años; sino que es ese mismo pueblo (estado) el llamado a construir el socialismo (reformismo) hoy en su país y el continente entero. Aún falta mucho, existen contradicciones y cuestiones por debatir como en cualquier proceso, pero el proyecto socialista (estatista) sigue intacto. A profundizar el proceso bolivariano, a construir el socialismo reformismo.”

Por último quisiéramos decirles que cualquier persona que este mínimamente informada de lo que sucede actualmente en Venezuela (y asumimos que ustedes están muy bien informados para emitir tantos comunicados) sabe del control que han logrado los partidos de gobierno sobre el ejercito del país, por lo cual hablar tan prontamente de “inminente golpe de estado” es a lo menos una irresponsabilidad o jugar con las subjetividades, ya que además nosotros en chile bien sabemos que para derrocar un gobierno y propiciar un golpe de Estado hacen falta más que algunas manifestaciones estudiantiles, nosotros hemos vivido eso y la experiencia así lo comprueba. Y aunque la posibilidad de un golpe nunca puede descartarse porque no somos adivinos o magos creemos que deben hacer un esfuerzo por no repetir lo que dice la prensa oficial del estado venezolano y  generar lecturas propias con un mínimo de critica con lo que se vive en esa región del planeta, es decir visibilizando verdaderamente sus contradicciones, limitaciones y defectos.

Con estas críticas seguramente se nos tachara de “hacerle el juego al imperialismo”, sin embargo creemos que no es suficiente argumento, además de considerarlo profundamente sospechoso por su similitud en relación a los típicos comentarios de la izquierda progresista y la social-democracia, la cual dice que “le estamos haciendo el juego a la derecha” cada vez que nos negamos a votar en las urnas (este fue un argumento clásico de la coalición de Michelle Bachelet en las últimas elecciones en chile).

Se nos dirá también que nuestra crítica es muy elevada para el “pueblo” y pondrán el ejemplo de que no pensamos en la “señora juanita” que va todos los días a comprar el pan. No negamos que pueda existir una mayor garantía en el acceso a la salud y la educación durante los gobiernos chavistas (un cambio reformista que privilegie a sectores históricamente desposeidos por el capital), pero nosotros les preguntamos sinceramente y sin ironías ¿de verdad creen que la señora Juanita tiene alguna incidencia en lo que sucede actualmente frente al duopolio de poder que tienen, por una parte, el estado bolivariano y sus dirigentes, y por otra, los poderes capitalistas que aún perviven en Venezuela? Se nos responderá que el estado representa la voluntad del “pueblo” y de la “señora juanita”, pero nosotros les recordamos que las revoluciones no consisten en que “representantes del pueblo” hagan la revolución por ellos, consiste en que la haga el “pueblo” mismo sin representantes de ninguna clase, de lo contrario estamos ante reformas que mantienen la actual lógica de dirigentes y dirigidos, jefes y empleados, revolucionarios profesionales y el “pueblo”, clases bajas y clases altas (conformadas ahora por una negociación entre burócratas y capitalistas), especialistas de la revolución y ovejas que siguen sus órdenes.

Estos grupos hablan del “pueblo” como una entidad cuasi-metafísica que es inherentemente buena, cuando sabemos que la mayoría de la gente que habita nuestros territorios ha adscrito a los valores capitalistas, individualistas, consumistas y demases. El “pueblo” que ellos dicen representar, en realidad no existe, si existiera las cosas serían muy distintas. El triunfo del sistema ha sido naturalizar la ideología burguesa en la mayoría de la población, ya no como algo externo, sino como algo natural, incluidos los sectores más desfavorecidos de la sociedad. La gente, aunque sufra profundamente por el capitalismo, también desea profundamente el modo de vida y éxito que le propone continuamente a través de su propaganda y publicidad incesantes.

El ciclo de protestas y luchas que se ha venido gestando en chile desde 2011, ha demostrado que existen pequeñas fracturas en esta visión y se empiezan a figurar algunas alternativas. Se ha venido gestando con mayor fuerza el movimiento estudiantil, los trabajadores portuarios y otros gremios, movimientos en regiones que utilizan la acción directa como Freirina o Aysen, organizaciones mapuche, protestas en poblaciones, el surgimiento de grupos anarquistas, comunistas, feministas autónomos y un largo etc. Todos ellos configuran  un movimiento que empieza a desconfiar en la lógica de las jerarquías, los representantes y la institucionalidad vigente. Este movimiento que viene gestándose desde los márgenes de la institucionalidad es incipiente y aún muy débil, pero nuestra única alternativa y esperanza.

Los próximos años serán decisivos sí queremos seguir construyendo por aquí, o bien nos volcamos hacia la institucionalidad y el acoplamiento con el Estado. Quienes crean en la primera opción estarán, desde nuestra visión, teniendo fe en la capacidad de auto-organizarse de las propias comunidades, quienes opten por lo segundo, serán los que en realidad no creen posible que la gente como la señora juanita puede organizarse, y por tanto necesitaran representarla paternalistamente como sus dirigentes-profesionales. Creemos que ellos no están realmente con el “pueblo” que dicen defender, porque realmente lo subestiman y no lo creen capaz de auto-organizarse para generar cambios de forma autónoma, y por eso su obseción con copar el aparato estatal y las dirigencias de sindicatos, federaciones estudiantiles, gremios y demases.

Nos vemos obligados a vivir con sueldos miserables, pensiones de vejez irrisorias, salud altamente privatizada, estudiantes endeudados millonariamente por estudiar, campamentos de pobladores en situación extrema de pobreza, represión a los mapuche, destrucción de los ecosistemas, miles y miles de familias altamente endeudadas en un país extremadamente neoliberal que genera riqueza en base al crédito, etc, etc. Estos problemas son reales y estamos por configurar espacios de resistencia en torno a ellos, para potenciar las legitimas luchas de todo grupo por fuera del estado que tenga la necesidad de cambiar las cosas. Una respuesta válida que se nos puede argumentar es que ese proceso de auto-organización es muy lento y que existen necesidades concretas de la gente de carne y hueso (más allá de las divagaciones teóricas). Y eso es cierto, y también es cierto que ahí hay un problema moral que no está totalmente resuelto. Sin embargo, lo que nosotros intentamos plantear es hasta qué punto las regalías que pueda dar un gobierno progresista en estas materias son realmente proyectables en el tiempo. El caso del gobierno de Allende y la Unidad Popular en chile es un caso paradigmático al respecto. Las impresionantes concesiones que entregó el gobierno de esos años a los más pobres y explotados por el capital, más allá de su sincera intención, fueron aplastados de forma impresionante de un día para otro sumiendo a chile en un exterminio total de toda expresión de organización, situación que nos tiene como estamos ahora. Nosotros creemos que todo gobierno, por más  regalías en los derechos que haga a las comunidades, no puede sustentarse en el tiempo si éstas últimas no están verdaderamente empoderadas desde abajo, y el caso venezolano no es realmente una expresión de esto, porque los beneficios a las comunidades están sustentados en el poder de los partidos que han logrado hacerse del estado principalmente a través de elecciones, no de procesos de auto-organización autónomos. La pregunta central es ¿hasta qué punto este tipo de gobiernos podrán proyectar en el tiempo está situación?

Lo que nos mueve a nosotros no es tanto el inmediatismo en la construcción de esos cambios básicos, como su proyectualidad histórica en el tiempo. El gobierno de la unidad popular en chile durante el periodo 1970-1973 hizo cambios mucho más radicales que los que hace el estado venezolano hoy, pero aún así, de qué nos sirve esta radicalidad reformista desde el Estado, si la historia a demostrado que duran extremadamente poco. Nos interesa su proyección, y ésta solo puede ser alcanzada a través de un empoderamiento autónomo de las comunidades que tienen necesecidades antagónicas a la burguesía, todos los otros caminos ya se han planteado en la historia y han fracasado, en cambio éste es una tarea que aún no logramos cumplir.

Siguiendo con el tema de la confusión teórica y práctica de estas organizaciones que no diferencian bien entre procesos reformistas y revolucionarios, así como la diferencia entre sociedad y estado, resulta preocupante hasta dónde nos está llevando esta actitud de mezclar conceptos a conveniencia de la situación y del programa de las organizaciones, más que de seguir la tradición histórica del movimiento revolucionario. Con sorpresa y espanto hemos sido testigos del surgimiento de grupos como los nacional libertarios, los cuales desde un supuesto pensamiento libertario profesan ideas nacionalistas (http://nacional-libertarios.com/). No tenemos  cómo saber si este grupo tiene relación con los libertarios chilenos del FEL, pero es probable considerando que ellos son casi la única organización que se declara con ese adjetivo, además que su aspiración por adquirir militantes es conocida, quizás por eso mismo en las pasadas elecciones varios grupos vinculados a este mundo libertario apoyaron sin asco a Marcel Claude, el candidato de la social-democracia.

Este apoyo al gobierno de Maduro, no es una casualidad por parte de los dirigentes del movimiento estudiantil del PC, UNE Y FEL. En Latinoamérica pasan día a día muchos sucesos que merecen apoyo, pero los dirigentes no se pronuncian. Las activas luchas de los estados del sur de México como Oaxaca y Guerrero que han levantado demandas en los últimos tiempos siguiendo las ideas del neozapatismo anclado en Chiapas no han recibido apoyo. Las protestas por el paro agrario-campesino en Colombia que han dejado decenas de muertos desde el año pasado tampoco han recibido comunicados de apoyo.  Las luchas campesinas e indígenas que día a día se realizan en Latinoamérica tampoco. El fuerte movimiento de protesta en Brasil que hubo hace algunos meses ni siquiera molestó a los dirigentes a organizarse en bloque para emitir algún juicio conjunto. Sin embargo rápidamente realizan estos comunicados (sin preguntarle a nadie más que a ellos mismos) que apoyan y hablan de lo que sucede en Venezuela. Si los dirigentes apoyan este “proceso” y no otros es porque evidentemente privilegian las luchas en donde el estado tiene un protagonismo como supuesto representante del bien común.

Estas reflexiones también nacen del hecho de que el movimiento estudiantil ha sido una importante vitrina para acceder a los cargos de poder dentro del aparato de dominación estatal chileno (en las recientes elecciones 4 ex-dirigentes del movimientos que rechazaban la constitución, el sistema político chileno y reivindicaban la autonomía del movimiento terminaron siendo diputados de la república). Es por eso que nos daría al menos pena y rabia que ahora las facciones “ultras” y “revolucionarias” que han tomado las riendas de la dirigencia del movimiento como el FEL y la UNE empezaran a utilizar en un futuro próximo el movimiento estudiantil (y otros movimientos) como trampolín para acceder a cargos de poder en el estado y para cumplir los objetivos de sus organizaciones, más que el objetivo (como les gusta decir a ellos) del “pueblo”. Porque no sé si se han dado cuenta pero el “pueblo” no son ustedes, sino que la abrumadora cantidad de explotados por este sistema que naturaliza la existencia del capitalismo y los estados como si estos fueran prácticamente parte de la naturaleza del ser humano o su ADN. Y entre este colectivo de sujetos explotados (y explotadores, porque muchas veces con nuestras prácticas y discursos validamos la explotación, incluso los que nos declaramos “revolucionarios”) estamos nosotros, ustedes y millones de otras personas que aún no generan un juicio o reflexión respecto a estos temas, porque lo que necesitan precisamente es reflexionar y pensar, antes de encontrar las organizaciones, dirigentes, partidos, caudillos o estados iluminados que los vengan a liberar. Nosotros no podemos liberar a alguien que no quiere hacerlo, tomar este camino es crear masas de ovejas que sigan nuestro pensamiento o nuestro programa, buscando siempre aumentar el número de militantes, más que una militancia radical y critica que busque una verdadera transformación del sistema. Nosotros no estamos por hacer crecer en numero a nuestras organizaciones, sino por aportar en la construcción de una subjetividad radical en la población, situación que no se logrará potenciado a la ORGANIZACIÓN entendida como un aparato y estructura política por fuera de la gente, sino que potenciando a la ORGANIZACIÓN entendida como una relación social y una actividad en constante dinamismo que desarrolla la gente. No necesitamos organizaciones proletarias numerosas, necesitamos al proletariado organizándose (cuando hablamos de proletariado no nos referimos al obrero industrial, sino a todos aquellos que tienen que vender su fuerza de trabajo para sobrevivir, desde una cajera de supermercado hasta un profesor de escuela. El proletariado puede ganar mayores o menores sueldos pero se caracteriza por su desposesión total sobre la dirección y rumbo que toma su vida a la de sus congéneres)

Las experiencias de revueltas en Freirina, Tocopilla y Aysen, en donde las organizaciones políticas con intención revolucionaria tuvieron una mínima participación e incidencia en las mismas, demuestra que el proletariado tiene la capacidad para auto-organizarse sin la necesidad de organizaciones que les digan qué hacer. El problema central de estas pequeñas insurrecciones no fue tanto que no existiera una organización revolucionaria que guiara el conflicto, sino la falta general de cultura política del proletariado en nuestro país. Quién crea que es la organización política la que introduce la conciencia política en el proletariado, simplemente subestima al proletariado. Insistimos, no se trata de potenciar a la ORGANIZACIÓN como aparato, sino como relación social, como una actividad. No necesitamos gente en nuestras organizaciones, necesitamos gente organizándose.

Creemos que cuando los dirigentes estudiantiles chilenos hacen estas declaraciones en apoyo a estados se demuestra que su subjetividad. Más que pretender crear sujetos empoderados y organizados revolucionariamente, intentan crear una organización revolucionaria poderosa. Es por eso que nos preguntamos ¿hasta qué punto hacen lo que hacen para beneficiar  la organización de las comunidades o para potenciar simplemente su propia organización?

Aquí no se trata tanto de quién tiene la razón, como de plantear interrogantes que aporten en la construcción de nuevos y mejores caminos para la emancipación. También se trata de sincerarnos en la utilización de nuestro lenguaje y evitar las confusiones, ya que la razón sólo nos la dará el tiempo y la historia. Incluso, nuestras diferencias podrían ser fundamentales para generar un proceso de emancipación que involucre distintas visiones que se complementen para futuros logros como comunidad. Sin embargo esto no ocurrirá si se sigue con esta posición de confusión teórica y de ambigüedad en nuestras prácticas y discursos (primero hablamos de la importancia de la autonomia en los movimientos sociales y luego apoyamos a candidatos para las presidenciales. Primero nos decimos anarquistas, y luego defendemos las elecciones legitimas y el estado de derecho. Primero decimos que estamos en la calle luchando, y luego tratamos de acceder al parlamento.).

El movimiento estudiantil con todos sus logros al desestabilizar primero el gobierno de Bachelet en 2006 y luego el de Piñera en 2011, en donde logró demostrar que era posible romper la pasividad en uno de los países más neoliberales del mundo no ha logrado profundizar su discurso más allá de la petición por una “educación gratuita”. Y aunque esta demanda se configura como algo valido en un país en donde todos los derechos fundamentales están privatizados, urge preguntarse ¿y después de que se logre esta demanda qué hará el movimiento? Pareciese ser fundamental hacer una crítica más profunda que cuestione la actual lógica de la educación en donde las escuelas y universidades (independiente de su condición privada o pública) reproducen un monopolio del conocimiento para ponerlos a disposición del aparato capitalista. Pedir estudiar gratis, para luego no tener más opción que poner los conocimientos adquiridos al servicio de un modelo que ha transformado todo en mercancía tiene profundas limitantes. Tampoco se ha cuestionado el papel adoctrinante y reproductor que tiene la escuela como institución que somete a los niños y jóvenes a una disciplina anclada en la obediencia y el no cuestionamiento. Y es que las escuelas son un producto histórico del capitalismo industrial, no son una institución natural a los seres humanos. Con anterioridad a ésta la educación también existía, sólo que no estaba monopolizada por la institución educativa. Hay que tener claro, además, que escolarización no es sinónimo de educación.

Mientras el movimiento estudiantil siga creyendo que la escuela y la universidad son modelos que solo pueden reformarse, pero jamás abolirse, nunca podrá proponer la abolición del estado, en vez de su mera re-estructuración. Mientras siga viendo a la escuela y la universidad como los naturales monopolizadores del conocimiento y la educación, seguirá viendo al estado como la natural institución monopolizadora del poder y la coerción.

Cometeríamos un error si echamos la culpa de todo a los dirigentes del movimiento estudiantil, al fin y al cabo ellos hacen su pega como supuestos “lideres”. En realidad quienes tienen la culpa es el propio movimiento estudiantil que no ha logrado profundizar (salvo algunas excepciones) teórica y prácticamente en discusiones y acciones que vayan más allá de la petición por “educación gratuita”. Si los dirigentes pueden emitir estas declaraciones sin preguntarle a nadie y sin que se lleve a cabo un debate profundo, es simplemente porque dentro del movimiento estudiantil no existe un debate profundo respecto a estos temas, el cual sirva como un contrapeso al poder de las orgánicas y dirigentes que lideran el movimiento.

Nosotros les traemos a la memoria a las organizaciones y dirigentes que lideran el movimiento estudiantil (y todos los otros movimientos), que existimos otras personas que pensamos distinto y que no dudaremos en plantear nuestras reflexiones en virtud de generar un proceso de crítica y autocrítica totalmente necesarios para la conformación de cualquier proceso verdaderamente transformador y no auto-complaciente. Ejercicio tan dejado de lado actualmente en donde abunda el discurso de la “unidad por la unidad”, pero cuando ésta no funciona empieza el comentario simplista, el juicio fácil, el argumento por conveniencia y la descalificación habitual.

Este es el primer comunicado del Grupo de Amigos Kontra la Escuela (GAKE), pronto emitiremos más reflexiones y comunicados.

 

Escrito por Grupo de Amigos Kontra la Escuela (GAKE)

Propagalo!

Publicado el Lunes 24 Febrero 2014 a las 10:51 pm
28 amiguitxs comentaron

Usamos una licencia Creative Commons porque puede servir de algo.

Los contenidos de terceros son señalados respetando a su fuente.

Comentarios

  • Puroswetaaaa

    Como siempre, el anarquismo atrincherándose en las Okupas y siendo meros espectadores de los procesos sociales. Sigan invitando a ferias anárquicas concurridas por los mismos círculos de amigos de siempre y escribiendo documentos para alimentar su ego super anarquista.

    • Unweta

      Soy espectador porque no saco un comunicao -a nombre de “las bases”- autocomplaciente y poco critico de un proceso reformista, apoyando la estrategia comunicacional de un golpe de Estado imposible ya que el ejercito es totalmente fiel al regimen bolivariano. Es eso, o me perdi?

  • tierra revuelta

    Me parece muy mal que un artículo que intenta ser una crítica honesta especule vinculando a sectores del movimiento estudiantil con tendencias nacional-socialistas.

    • UN NACIONAL LIBERTARIO MAS

      no todo son ensayos académicos ni “serios”, hay que dejar que entre la ironía o no? y a propósito, respondiendo, y no tanto, a algunos comentarios anteriores; parece que sólo les gusta leer sus propios comunicados, ya que no han hecho ninguna crítica “honesta” al texto, y sólo se han limitado a proferir reduccionismos e insultos.
      EL texto si plantea propuestas a mi entender.
      LEANLO ENTERO PA LA OCHRA

      • oli

        Da paja, en serio, si de verdad esta wea pretende llegar a las “bases” (espero que las bases de la clase) no podís hacer una wea tan larga, así llegai sólo al hiperultramega-”revolucionario” universitario, osea, al 0,00001 de la U. Mala la wea.

        • cuatikx

          las “bases” mijo, solo existen en las mentes ideologizadas de gente que quiere ser vanguardia, en mentes que desea una realidad dividida en los de arriba y los de abajo.

        • base

          Cabros, si entendieron hagan un resumen poco objetivo a cagar y se lo entregan a las bases. Son tan weones que necesitan gente como uds para poder entender algo
          SI CLARO!

  • loco piola

    buena cabros cuantos articulos llevan donde le tiran mierda al fel? sigan así avanzan caleta.

    • palomo

      uyy si les molesta que les toquen el chikitin a lxs perkins.

  • leo

    Por lo menos yo he visto mas organizaciones “revolucionarias” solidarizar con “el gobierno de maduro”. A lo menos el MIR y el FPMR (que al leer el texto ustedes tildarian entonces de reformistas, poco revolucionarias, ignorantes de la revolucion, faltos de lectura o no se que cosa). Es buena la critica y la discusión pero siempre que haya una propuesta, una tesis o algo para poder discutir, por que o si no esto es una pataleta, pero cuando tendremos alguna propuesta de este tipo de grupitos, que parecieran existir solo para hacer “grandiosos y consecuentes analisis desde su vereda ideologica” y que desaparecen sin sembrar un rabano de esa semilla pura y unica que dicen ser los llamados a defender

    • Ña

      Sin querer ser un gran analista de nada, yo creo que la semilla florece en iniciativas de critica, propaganda y creacion de subjetividad. Para mi el asunto va por ahi, no en crear una mega organizacion ni tener una ganá concreta.
      Cuando exista una verdadera conciencia revolucionaria, en el sentido de subjetividad tendiente a la critica, autocritica, analisis y debate en porciones cada vez mayores de la poblacion, los procesos y ganadas concretas se irán dando por si solas.

  • Anonima

    En lo de vincular a FEL con los nacional libertarios parece ser una mala jugá, porque evidentemente no tienen ni una wea que ver. PERO, la palabra la han manosiao tanto que al final no extraña que aparezcan estas weas.
    Ah, lo otro, habria que preguntarse si la posicion de la FECH, que, dicho sea de paso, nunca fue consultada con las BASES con las que se llenan la boca los dirigentes, no es en el fondo el posicionamiento de FEL (organica que, lo mas probable, a su vez reprodujo la opinion de algun grupito predominante, porque dudo que se haya hecho un congreso pa tomar posicion respecto a la wea)

    Fuera de eso, el articulo dice muchas weas ciertas, pero para mi lo central en esta coyuntura es precisamente la falta de cultura de organizacion politica proletaria (entendiendola tal como dicen uds no como una organica sino que como una forma de entender y de hacer alejada del Estado y el Capital). Esto queda demostrado mediante declaraciones totalmente acriticas y manipuladas mediante el chantaje emocional al comparar la situacion de Venezuela con lo que ocurrio en esta region. Nos falta harto, pero da alegria ver espacio para el debate y la difusion de posturas criticas, aunque sean pequeños destellos, ese es el camino, la discusion y la proliferacion de ideas que creen una subjetividad verdaderamente revolucionaria, entendiendo esto no como una ideologia (yo tengo la mia, pero no quiero imponersela a nadie) sino que como una suma de todas las corrientes existentes en contraposicion, tensionamiento y conflictividad permanente entre ellas mismas, entregando asi un cumulo de visiones que amplie la mentalidad del revolucionario fuera de los limites impuestos por sus organicas o gobiernos populistas estatales.

    PD: Para los estupidos que hablan de anarquistas y ocupas, que yo sepa la famosa señora juanita en $hile no está ni ahi con la” revolucion bolivariana”, ni con FEL, ni con UNE, ni nada asi que dejen de desmerecer opiniones ajenas en cuanto su “influencia”. Uds logran ganar federaciones engrupiendose pendejos recien entrando a la U (instituciones de lo más burguesas, por lo demas). Además en el articulo se mencionan terminos agradables para sus masturbaciones politicas: se habla de Marx, el comunismo (si hubiesen puesto a Gramci se ganan un jumbito, está de moda)

  • Ricardo Isaac Collao Jara

    ustedes meten ruido con ganas! cuenten conmigo soy un pequeño burguesito, pero futuro profe de música apañando a las comunidades del sur!… me abrieron el cerebro, viva la anarquía y el comunismo de bases!

  • Antidogmatico

    Creo que el artículo esta mejor que el de los anarquistas de Venezuela que tiraban mierda a los cabros del FEL, pero aun asi, tiene caleta de errores objetivos sobre lo que pasa alla, por qué no mencionan nada de los Consejos Comunales? por qué no tienen una opinión respecto a Hugo Chavez? o acaso lo ven como reformista? los invito a ver un vídeo que cita a Kropotkin en el donde dice que el Partido, el PSUV, no puede hacerse cargo de los Consejos Comunales porque son del pueblo http://www.youtube.com/watch?v=XyROe_k_lkU y también encuentro super charcha que vinculen al FEL con weas nacionalistas libertarios jaja llega a ser ridiculo y se aleja de lo que es la Izquierda Libertaria.

    Y por ultimo, veo que hablan mucho de teoria de año del pico, que se hicieron en otro mundo muy distinto al de ahora, les falto citar hojas del manifiesto comunista si como la wea fuera una biblia, hay algo que de a poco debemos entender los revolucionarios sobre todo en Chile, nuestra emancipación y revolución que hagamos va ser total y puramente Latinoaméricana y Chilena por lo demás, en este período poco importa lo que haya pasado en España 36, en la revolución de Octubre en Rusia y cuantas más, aquí hay un pueblo digno que busca su propia libertad y necesita apartarse un poco de estas religiones (ya sea comunismo o anarquismo si se ve de una forma dogmática) que entorpecen algún proceso revolucionario que se quiera levantar.

    Compañeros y compañeras, hay que avanzar en vez de seguir criticando a compas con los cuales tienen diferencias tácticas y otra cosa, resulta a ser caricutesco como ven la diferencia entre reformismo y revolución ajaj el proceso revolucionario en nuestra América no se ha detenido nunca, se ha vestido de distintas formas simplemente, porque así es nuestra América morena. Si van a prenderle velas a alguien, mejor que sea alguien de acá, de nuestro pueblo, nuestra clase a weones filosofos del año del pico (que sin duda son importante) pero no deben marcar la pauta de como haremos NUESTRA revolución, saludos fraternos.

    • AC

      ¿Has escuchado hablar del inernacionalismo? Que tanto fetiche “latinoamericanista” no hace más que contribuir al endiosamiento de figuras reformistas que aparentan heterodoxia. Contextualizar la teoría y práctica revolucionaria a nuestras realidades? Por supuesto. ¿Negar el carácter necesariamente internacionalista de toda revolución auténtica? Jamás… Aburre ya el discursito de la “patria grande”…

  • Ely

    Ya me parecia extrano….una anarqusta presidenta
    De la fech??? Me pregunto si la doctora cuando reciba su buen sueldo se negara a recetar farmacos sabiendo
    Q envenena a sus pacientes…(ademas del la industria farmaceutica q hay detras del negocio de la enfermedad )toda su revolucion me parece pasatiempo ….Es buena la critica de su articulo, tengo un hijo de 14 al q no muero por mandar a clases, ya q se q a diario se le inculca un modelo de vida con el q no estoy deacuerdo, la educacion no educa, crea automatas q perpetuen el sistema actual, sin clases de arte, musica y f ilosofia, limitan tajantemente el desarrollo del potencial humano, no se quire individuos, el estado no pretende educar , ni q nuestrohijos piensen cuestionen o menos q sean concientes, por ello la pregunta es …que es lo queremos q se les ensene????#sabemos los padres lo q queremos q aprendan????..por ahora la labor esta en casa…
    Sigan publicando!!!!

    • Anarko

      Jajaj, averigua quienes fundaron la FECh y quienes la controlaron desde sus inicios ;)

      • LONGIculiao

        controlaron?
        juee compadre “anarko”, eso es lo menos anarco que una individualidad anarquica deberia hacer, buscar controlar grupos, gente, humanxs. ESTA UN POCO PERDIO PARECE, SEÑOR “ANARKO”. parece que alguien esta medio engrupio con las frases cliches que aprende dentro del FEL.

  • Kevito mas na

    Por fin terminé de leerlo, bien extenso, abarca bastante y no fue tan tedioso leerlo, comparto y compartimos bastante de lo expuesto por acá, sobre todo la diferencia crucial de organización, de grupos y a nivel social, barrial, etc.
    Saludos desde Lima

    Y bueno es gracioso que a los muchachos del FEL les cause gracia que les dediquen muchos artículos, pues pareciera que les dolieran las críticas, ya que llenan las webs de comentarios y siempre los mismos, como un copia y pega

  • natan

    a modo de sugerencia podrían involucrar lx femineidad y masculinidad a parte, ya que me quedan dudas cuando se refieren con términos masculinos a todo (ellos, nosotros…mucho macho por ak), lo que no se nombra no existe!

  • Carlos

    Creo que se necesita un poco de debate sobre el tema al interior de la izquierda, hace mucha falta. Sin embargo, también creo que fuera de la izquierda hay que defender el proceso venezolano, pues hoy es el centro de los ataques del imperialismo y por sobre todo en este momento hay que ser anti-imperialistas.

    Primero debo decir que no coincide con algunas discusiones teoricas que plantea el articulo, pues son demasiado superficiales y obedecen más a propaganda anti leninista, que ha conocimiento de la teoría del pelao. Lenin nunca fue estatista, de hecho en su texto “El Estado y la Revolución” plantea: “la esclavitud asalariada es el destino del pueblo incluso en la más democratica republica burguesa. Más aún. Todo estado es una fuerza especial para la represión de la clase oprimida. Por eso todo estado ni es libre ni es popular”. La diferencia esta en que tanto para Lenin, como para Engels, el estado debe utilizarse en un primer momento para la represión de la clase burguesa, pero mediante la misma socialización de los medios de producción este debe extinguirse. Creo que hay que marcar una línea con lo que se conoce como marxismo-leninismo, o el mismo materialismo diálectico; ya que estos fueron conceptos y doctrinas creadas por los mismos sovieticos, y nunca fueron utilizadas ni por Marx, ni tampoco por Lenin. Estas doctrinas son más que nada el resultado de manuales creados por el estalinismo. Hay una gran diferencia entre el marxismo economicista, mecanicista y positivista de interpretación sovietica (que fue el oficial durante la mayor parte del siglo XX y denominaron “Materialismo diálectico”) y el marxismo historicista de autores como Lenin, Gramsci, Lukacs o el mismo Che Guevara. Podría plantear mucho sobre esa tergiversación que se hace del marxismo y Lenin, pero creo que las líneas no dan para eso.

    Retomando el mismo planteamiento de Lenin sobre el estado, es absolutamente absurdo plantear que lo que existe en Venezuela es socialismo, no puede existir en Venezuela socialismo si se conserva intacta la propiedad privada y el estado hace negocios con ciertos empresarios privilegiados. No puede haber socialismo en Venezuela si el estado conserva el mismo carácter burgues que sólo administra recursos de algunas empresas del area social e impuestos a la empresa privada. Es por eso que se habla del Socialismo del Siglo XXI, para justificar las viejas tesis reformistas con un nuevo barniz de “actualización” del socialismo. No puede ser política de un regimén socialista el construir un estado para la “conciliación de clases”. Un socialismo verdadero no puede basarse en personalismo, ni menos en culto a personas. Tiene que ser una organización social donde las diferencias de clases esten en proceso de extinción, por lo tanto, se socializan los medios de producción, como el mismo poder.

    Hablando especificamente de la coyuntura venezolana, el supuesto golpe obedece más que nada a una temprana táctica del gobierno venezolano para llamar a la “prudencia” y frenar la demanda de muchos sectores de radicalizar y acelerar el proceso “hacia el socialismo en Venezuela”. Es imposible un golpe de estado cuando se sabe que las FFAA respaldan incondicionalmente al gobierno. Cualquier intento de sublevación sería sofocado rápidamente. No obstante, si es verdad que la derecha esta en una ofensiva que pretende dar una imagen de inestabilidad política hacia el exterior, para así justificar una intervención de EEUU y sus aliados. Para esto tendrían el apoyo de los sectores más conservadores del Partido republicano, los cuales ya han hecho declaraciones en esa dirección. Es por eso que hay que apoyar a Venezuela en este momento y darle prioridad a un discurso anti-imperialista, ya que no se puede avalar una invasión de EEUU. No obstante, tampoco eso puede negar el debate dentro de la izquierda en relación al proceso.

    Venezuela hoy es el país con la más alta inflación de América Latina, hay desabastecimiento y mercado negro. El gobierno sólo combate esto a través de subsidios derivados de la renta del petroleo. Es el petroleo el que financia este “ejemplo” de socialismo. Sólo el apoyo incondicional de la FFAA al regimén evita un desenlace como el chileno el año 73. Existen movilizaciones de sindicatos y pueblos originarios de izquierda que estan siendo sofocados con violencia por parte del gobierno, y acusados de estar con el facismo.

    No debe extrañar que la UNE hoy apoye al estado venezolano de forma tan pasional, pues esta organización estudiantil casi desde un comienzo a estado apoyando transformaciones desde la institucionalidad y ha sostenido claramente una posición reformista, la cual toma como modelo procesos políticos institucionales como el venezolano, pero también como el del gobierno de Rafael Correa en Ecuador. Lo más preocupante es el camino que esta emprendiendo la OCL (y con ellos el FEL), con un viraje que los lleva directo hacia la socialdemocracia. Esa misma social democracia que combatió Lenin y Rosa Luxemburgo en la Segunda Internacional. La táctica de “Ruptura Democratica” no es más que la misma política de actualización de la “Revolución Democratica” que se plantea del PC cubano a nivel continental. Pero no de ese PC cubano de Fidel o Guevarista (Las posicones guevaristas no gozan de una posición importante, ni menos hegemonica en el PC cubano), sino de ese PC cubano que hoy mira el modelo vietnamita como el futuro para Cuba. Ese PC cubano que ha restituido la propiedad privada en la isla y que ha fomentado la inversión del capitalismo extranjero a baja escala. Esta política de la OCL esta adornada de una fraseología e identidad libertaria que permita contener a los militantes en este viraje político-ideologico. No obstante, sabemos que las organizaciones que dan estos virajes no necesariamente admiten su posición reformista, sino lo justifican en cuestiones tácticas, pero reafirmando sus “intenciones revolucionarias”. El problema no es participar en las elecciones, es un infantilismo sólo reducirlo a eso, el problema es que estas tácticas oportunistas historicamente han encerrado virajes a la derecha que transforman lo táctico en estrategico (el copar espacios institucionales).

    Creo que hay que poner atención a la reconfiguración político-ideologica que esta teniendo la izquierda, nos puede dar muchas sorpresas. Dejo también esta narración y analisis de los hechos en venezuela, desde un punto de vista del marxismo crítico: http://marxismocritico.com/2014/02/24/siete-apuntes-sobre-las-protestas-en-venezuela/

    • MAGNI

      SIN COMPARTIR IDEOLOGICAMENTE ESTÁ REFLEXIÓN QUE DAS, YA QUE ME IDENTIFICO MÁS CON OTRA VISIÓN MÁS LIGADA AL ANARQUISMO COMUNISTA QUE AL MARXISMO, ESTÁ BASTANTE INTERESANTE TU OPINIÓN, PORQUE AL MENOS DEJA CLARO QUE LOS LOCOS DE “IZQUIERDA” NO SON PUROS WEONES REFORMISTAS TIPO UNE, LO CUAL ESTÁ TAN DE MODA. ADEMÁS ME PARECE INTERESANTE ESA DIVISIÓN QUE HACES DENTRO DEL CAMPO MARXISTA, CREO QUE LES FALTA MUCHO A USTEDES DIVIDIR LAS AGUAS, PORQUE HAY UNA TERGIVERSACIÓN ENORME DENTRO DE SUS CIRCULOS, LOS CUALES REIVINDICAN CUALQUIER COSA COMO ALGO “REVOLUCIONARIO”, AÚN CUANDO LA HISTORIA NOS HA REPETIDO QUE SON CAMINOS QUE NO SIRVEN, MERAS REFORMAS QUE INCLUSO ALIMENTAN EL MODELO. SALUDOS!

      • AC

        Lo que está claro es que basta un poco de pensamiento crítico y conocimiento básico de la teoría revolucionaria y de la historia de la lucha de clases, para tener absolutamente claro el carácter reaccionario y fundamentalmente capitalista del llamado proceso bolivariano en venezuela, y de la esencia (y no mera deriva) reformista de organizaciones tipo UNE y OCL-FEL, que lo defienden y promueven.

        A partir de allí, creo que es posible un debate honesto entre las diferentes corrientes revolucionarias. Punto aparte, es seguir considerando que Lenin fue distorsionado por el estalinismo, y creer que las críticas que se le hacen a tal personaje nacen de meras caricaturizaciones. No basta citar un párrafo de “El estado y la revolución” para afirmar que lenin (y su partido) estaba contra el estado, cuando la historia muestra que fue bajo su influencia que el capitalismo se asentó en rusia. Basta con leer sus diatribas contra el “izquierdismo”, cuando justifica explícitamente el capitalismo de estado como paso hacia el socialismo, para comprender de qué iba este líder de la social-democracia “radical”. Incluso, en los primeros debates que tienen acerca del “partido” con Rosa Luxemburgo y Trostky, queda claro la idea de mesianismo y mecanicsimo que Lenin intenta promover.

        • Carlos

          Creo que tú panteamiento sobre Lenin lamentablemente sólo demuestra ignorancia sobre el tema. El partido de Marx y Engels se llamó socialdemocrata, el partido de la Rosa Luxemburgo se denominaba Partido Socialdemocrata Alemán, los mismo al que pertenecia Lenin en la Rusia Zarista. Casi toda la 2° internacional esta constituida por partidos que se denominaban socialdemcratas. No obstante, tanto Rosa Luxemburgo como Lenin, rompen con estos partidos cuando surgen los elementos oportunistas en ellos y toman una linea oficial electoralista de conciliación de clases.
          Creo que la polemica entre Rosa Luxemburgo y Leniin es constantemente inflada, principalmente por los anarquistas. Primero, hay que plantear que la polemica principalmente alojaba en que Luxemburgo planteaba que no todas las revoluciones en europa debebían ser como la Rusa, porque esta última nación contaba de condiciones bastante diferentes a las del resto de europa, por lo mismo señalaba que un partido excesivamente centralizado como el bolchevique, sólo se entendía en el contexto de una Rusia autocratica, porque -de acuerdo a ella- esto limitaba la creatividad dentro del partido. No obstante, Rosa Luxemburgo si creía en el partido, por lo tanto, dentro de la socialdemocracia alemana formo la “Liga Espartaco” y posteriromente rompe con el Partido socialdemocrata para crear el Partido Comunista Alemán. Ella es asesinada mientras sus principales esfuerzos estaban orientados a la constitución de su nuevo partido. Luxemburgo, junto con Lenin, fueron principalmente aliados en la lucha contra los elementos oportunistas de la 2° internacional, además de haber esta saludado con mucho entusiasmo la revolución rusa.
          Por lo demás, plantear que con Lenin se asienta el capitalismo en Rusia y que el “justifica el capitalismo de estado”, es una falsedad gigante y sin ningún apoyo o fundamento en la realidad historica y una tergiversación abierta de sus escritos. Sobre todo cuando el gran pecado de Lenin en el marxismo de la época, fue justamente negar que Rusia -por ser un país atrasado- primero debía pasar por el capitalismo antes de llegar al socialismo. Esto fue negado rotundamente por Lenin. Lo único que se le puede criticar fue su planteamiento de la “Nueva Política Economica”, donde plantea la necesidad de un retroceso táctico que consitían en aceptar la existencia de pequeños propietarios y cooperativas en la agricultura, con el fin de dinamizar la economía y recomponer la producción con la cual había arrasado la guerra contra el ejercito blanco. El problema que este retroceso táctico (porque Lenin entendía que no era una avance sino un retroceso) es que posteriormente -para el estalinismo- se transformaría en algo estrategico para la producción y lo mantendría como una ley en la leyes de su “mercado socialista”. Es importante leer el análisis que hace el “Che Guevara” sobre este proceso y el papel de Lenin en él.

    • Antidogmatico

      Primero que todo, me pareció un buen análisis y con altura de miras, pero en realidad no comparto del todo tu posición cuando encansillas al FEL o a la UNE como reformistas, primero hay que entender que Reforma no es lo mismo que reformismo, sino se tiene es claro se cae en tildar a compañeros erroneamente. Y tengo una duda, cuando menciones “estas tácticas oportunistas historicamente han encerrado virajes a la derecha que transforman lo táctico en estrategico (el copar espacios institucionales).” a que te refieres en especifico? saludos, y si tienes razon, falta un gran debate dentro de la izquierda

      • Carlos

        Me refiero a que el problema no es participar en una elección. Cuando la participación en las elecciones es algo que esta muy legitimado, él participar en ellas puede transformarse en algo táctico, relacionado con una estrategia mayor que pretenda ir más allá que sólo copar espacios institucionales y con una comprensión plena de que a través de la institucionalidad no se resolveran las contradicciones propias del capitalismo. No obstante, son escasos los momentos en que algunas organizaciones han logrado congeniar la partticipación electoral con una estrategia revolucionaria. Historicamente las organizaciones políticas se han institucionalizado al participar en las elecciones, porque sobredimensionan las posibilidades que abre el participar en espacios institucionales y tacticas como “la revolución democratica” o la “ruptura democratica”, ya dejan de ser una medio (Táctico) para lograr algo que estrategicamente es más importante; entonces la táctica electoral se transforma en estrategia porque se convierte en el principal instrumento para lograr reformas que mejoren en parte las condiciones de vida del pueblo. De esa forma la organización política es absorvida por la dinamica electoral que demanda un esfuerzo logistico constante. El partido socialista fue una organización que en su origen acogio una gran cantidad de “libertarios”, así como algunos troskistas y que en sus primeras decadas planteo una táctica muy similar a la de la “ruptura democratica”, pero su participación en los procesos electorales los llevo hacia una política reformista en su desarrollo y después del golpe militar a transformarse hacia el neoliberalismo. La socia democracia de la época de Lenin y Rosa Luxemburgo, también se planteaba llegar al socialismo a través de los espacios “democraticos”, lo cual derivo finalmente en una política de conciliación de clases que en el caso de Alemania no sólo los llevo al fracaso de la revolución, sino que posteriormente al nazismo.

    • altacomposicionorganica

      Compañero, usted está equivocado respecto de Guevara. Él se declaraba estalinista hasta 1966 (revíselo). Al igual que Lukacs desde los 1930s.

      Y el mismo guevarismo (Guevara incluido), siempre fue estalinista en lo que más importa. En lo fundamental, por dos razones (hay más, eso sí):

      a) Etapistas:

      - Se apoyaban en el maoísmo y hochiminismo; ambas corrientes postularon la teoría de la revolución democrático (burguesa) en distintas versiones

      - La misma revolución cubana se hizo luchando contra el “feudalismo”

      b) Colaboracionistas

      - La revolución cubana se hizo con apoyo de burgueses y capitalistas cubanos (incluso de capitalistas yanquis)

      - Toda organización guerrillera foquista consideró siempre que algunas capas burguesas y pequeño-burguesas eran de hecho parte del “pueblo” que decían debían “liberar del imperialismo”.

  • altacomposicionorganica

    Cabros, a ustedes los caché por un artículo que les publicaron en “elkontrainformador”.

    Leí su artículo y todos los comentarios de los cabros más abajo. Me quedé con varias impresiones, por lo que voy a intentar ser sintético a la hora de presentarlas:

    (i) Se utiliza con muuucha laxitud el concepto “reformismo”. El reformismo tiene (tuvo, porque ya casi no existe) una base obrera, un prisma y programa marxistas y propuso una alternativa al capitalismo (que era igualmente explotadora, pero que no era la forma de explotación capitalista, sino otra muy distinta -e.g. en la urss no regía la ley del valor-). Es por esto que no puede tildarse de “reformista” a la UNE ni al FEL. Ambas organizaciones tiene una base social mayoritariamente estudiantil, la cual es heterogénea y en ningún caso plenamente obrera. Ambas organizaciones apoyaron a TALM, el cual tenía dentro de su plana ejecutiva no a meros “socialdemócratas”, sino a progres desembozados, como Pablo Varas (para quien hablar de clase obrera está demodé…ahora todos somos ciudadanos no más). Ambas organizaciones ponen como modelo a seguir a formaciones capitalistas (e.g. Venezuela). Ambas organizaciones sólo flirtean con el marxismo; son más bien propiamente “populistas”. De hecho, al ligarse acríticamente con los autónomos, tanto la UNE como el FEL demuestran su carácter antineoliberal, antes que anticapitalista

    (ii) Es un error grueso criticar a Venezuela porque el proyecto chavista fortalece al Estado. Lo es porque el 70% de los medios de producción siguen estando en manos privadas en este país. La crítica al estatismo sólo puede ser válida una vez se ha expropiado completamente a la clase dominante local.

    (iii) El MIR no criticó a Allende ni a la UP antes del golpe de 1973. Antes del golpe, funcionaba simplemente como un soporte “por izquierda”. Para que vean lo que digo lean el “Pliego del Pueblo”, documento de 1972 donde el MIR presenta su postura más “avanzada” (desde una perspectiva genuinamente clasista). En este documento el MIR: a) invita al gobierno a hacerse parte de las diferentes instancias que propone crear (y en ningún lado lo critica); b) continúa postulando alianzas con el capital medio y pequeño (alianzas antimonopolistas y no anticapitalistas genuinas); etc. Les dejo un vínculo donde expongo con algo más de extensión sobre este tema:

    http://naturalezaydialectica.wordpress.com/2013/08/28/porque-no-ptr-ni-acr/comment-page-1/#comment-45 (mi comentario es de Manuel Salgado)

    (iv) Operan con una teoría de clases errada. Es por esto por lo que piensan que deben hablar de “pueblo” y no de “proletariado industrial”. Para no alargarme demasiado, les dejo vínculos donde trato mejor estos temas.

    a) Clases:

    - http://marxsimoanticapitalista.blogspot.com/2013/08/pymes-anticapitalismo-izquierda-y.html

    - http://marxsimoanticapitalista.blogspot.com/2013/04/la-tesis-del-1.html

    b) Pueblo:

    - http://marxsimoanticapitalista.blogspot.com/2013/10/sobre-pueblo-al-el-mir-y-faletto-2013.html

    - http://marxsimoanticapitalista.blogspot.com/2014/01/comentarios-miembro-del-fel-sobre.html

    - http://marxsimoanticapitalista.blogspot.com/2014/01/debate-con-yo-no-voto-por-este.html

    (v) Sobre Lenin y el leninismo:

    - No tiene mucho sentido citar al comunismo de izquierda (e.g. Bordiga) cuando se quiere criticar el supuesto autoritarismo de Lenin y el leninismo. Bordiga rechazaba el centralismo democrático y no era muy amigo de la discusión.

    - El partido bolchevique fue el más democrático de su época (por lo menos hasta 1921). No tienen que ver sino la infinidad de discusiones y debates que tuvo que dar Lenin para que sus “tesis de abril” fueran oídas y aceptadas. El mismo modelo del partido de Lenin está tomado de la organización democrática del movimiento obrero (revocabilidad, rotación, salario igual, etc) en no pocas de sus dimensiones.

    (vi) Autonomismo

    - Al partir de este prisma, dejan de lado a la clase obrera y la misma lucha de clases. Estudien la misma insurrección de Chiapas y cómo ésta fue traicionada por el autonomismo progre de Marcos

    - Su autonomismo los lleva a renunciar a la lucha por el poder. El poder no es en sí negativo, no es más que la expresión de la libertad positiva. La lucha relevante no es contra el poder, sino contra el enemigo de clase. Y para derrotarlo debemos ganarle en la lucha de clases. Una dimensión esencial de esta derrota pasa por la expropiación de los medios de producción y distribución y su centralización en manos de la clase obrera. Para esto se requiere operar con el prisma materialista que reconoce que es el Estado la institución con más posibilidades de realizar esta tarea. La destrucción del Estado capitalista, pasa por la construcción un Estado obrero cuyas tareas esenciales deben ser: a) la expansión de sus conquistas a otros estados; b) la democratización radical de las decisiones sobre qué producir, cómo producir, quién producirá, para quién se produce, cuánto, etc. Por lo mismo, la propia disolución del Estado es una tarea que no es propia del socialismo (transición al comunismo), sino que del comunismo, momento en el cual los explotadores han sido mundialmente derrotados. Es contradictorio el internacionalismo que no pretende fortalecer el Estado que sí ha expropiado a su clase dominante local. debe usarse esta fuerza material para expandir las conquistas obreras a otros países.

    (vii) Subjetivismo-idealismo

    - Este prisma del que parten es errado. Los comunistas somos materialistas. Siempre. Así lo eran Luxemburg, Bordiga, Pannekoek, Gorter y otros más que ustedes mismos reivindican. El problema fundamental no es de “conciencia”. Parten ustedes de un prisma gramsciano errado, el cual considera que “las masas se han aburguesado” (o neoliberalizado, en su caso). Esta es un tesis que se tiene que probar, y siempre hacerlo según lo concreto y la coyuntura.

    - La conciencia de clase existe y está muy generalizada. La cuestión que tenemos ante nuestros ojos es la impotencia de no poder transformar el “odio de clase” (e.g. odio al cuico, un instinto de clase) en práctica cotidiana y política. Esta impotencia se explica por muchas razones (muy largo de explicar)

    - Por lo demás, la misma conciencia de clase se desarrolla en la lucha de clases contra los patrones. Tiene un fundamento material de lucha práctica y directa. Requiere conquistas, requiere derrotas, requiere experiencia. No se desarrolla por fuera de la lucha (otra crítica a la autonomía).

 

Metiendo Ruido es un colectivo de contrainformación y agitación del Bio-Bio (Región Chilena) | 2010-2012 | Creative Commons | ®