Publicado el 28 Septiembre, 2014 a las 8:19 pm

Entrevista a Victor Montoya acusado en el “caso bombas” de Las Vizcachas, Santiago de $hile

victor montoya

Víctor Hugo Montoya pasó 16 meses en prisión preventiva acusado de colocar un artefacto explosivo en el retén Las Vizcachas en febrero de 2013, hasta que en junio pasado la justicia lo absolvió. Sin embargo, este 10 de septiembre, dos días después del bombazo en Escuela Militar, la Corte de Apelaciones de San Miguel decidió acoger la solicitud de la Fiscalía Sur y anular el juicio que lo había dejado libre. “Lo único que le pido al Presidente de la Corte Suprema, al señor Sergio Muñoz, es que se dé unos minutos de su tiempo para que pueda leer los dos fallos, el del Tribunal de Puente Alto y el de San Miguel, y se dará cuenta claramente que hubo una presión mediática y una inconsistencia tremenda”, asegura su padre.

Desde octubre enfrentará otro proceso, pero antes, este viernes, sabrá si mientras eso ocurre debe volver a la cárcel o puede quedarse “en la calle”, como prefiere decir Montoya. “No sé si libertad es la palabra correcta”, sostiene.

Nuevo Caso Bombas: “Otro montaje no más del gobierno”

¿Por qué crees que la justicia decidió anular el juicio que te había absuelto?

Creo que por un tema de presión política y mediática. Los 3 días de audiencia, donde se apelaba al fallo, uno se daba cuenta más o menos del criterio que pueden llegar a tener los jueces con solo presenciar la audiencia y me di cuenta que estas tres juezas escuchaban, le echaban una mirada a los papeles, pero como que no les interesaba mucho el caso. Y se da la ´coincidencia´ -que para mí no tiene nada de coincidencia- que justo en la semana del 11 de septiembre, que es bien conflictiva, se da fecha para la lectura del fallo y justo el lunes 8 ocurre el bombazo en Escuela Militar. Ahora, si son coincidencias o cosas planificadas, premeditadas, influyen porque netamente el tema de Escuela Militar fue lo que determinó la anulación del fallo por el lado mediático; y por el lado político hay varias cosas: por ejemplo, la Presidenta de estas tres juezas de la Corte de Apelaciones de San Miguel es hermana del senador (Alberto) Espina, ambos de derecha, pinochetistas. Y uno nunca puede cuestionar ni evaluar el tribunal que a ti te juzga. Aquí nadie fiscaliza al fiscalizador y nadie juzga al Juez, entonces ellos tienen esa facilidad de hacer lo que su criterio les diga lo que es lo correcto.

¿Viste la formalización de los tres detenidos por los bombazos en el Metro?

No la vi completa, vi como 15 minutos, mientras almorzaba. La verdad es que no es que no me interese, pero ya ha sido tanto el tema con lo mismo, que en la tele hablan de terrorismo cada dos minutos, hasta en los comerciales salen extras de noticias, entonces como que cansa un poco.

¿Pero qué piensas del caso?

Por lo que alcancé a ver y me comentaron, creo que las máximas pruebas del Ministerio Público es lo de las cámaras. Y en el fondo tú puedes mostrar un video de un loco todo tapado haciendo algo pero no tienes cómo comprobar que es la que estás acusando. El tema de la BIP igual lo encontré medio chanta porque la BIP no es un carnet, es algo que tú puedes compartir con miles de personas y eso nadie lo puede fiscalizar. El tema de la boleta sacada del basurero me parece ya lo más chanta que pueden haber hecho porque en el fondo un basurero de Metro está lleno de boletas, entonces cómo van a saber cuál es la boleta. Se tiró por ahí un número de serie de la tarjeta… Yo creo que ya es imposible llegar a eso, es algo muy planificado, armado por ellos. Yo creo que es otro montaje no más del gobierno. Este ya es como el quinto o sexto caso en el que agarran a alguien por bombas. Entonces aquí ya no se están basando ni en pruebas ni en evidencias, sino que en especulaciones, en prejuicios y en buscar perfiles.

¿Ves alguna diferencia entre el gobierno de Bachelet y el de Piñera en la forma de enfrentar el tema del supuesto “terrorismo”?

La verdad es que no. Cuando yo caigo detenido en el gobierno de Piñera se estaba buscando muy estrictamente lograr lo que ellos querían como Ley Antiterrorista. Ocurre el cambio, llego a mis días de juicio oral y pasa algo bien chistoso: la Intendencia me acusa de terrorismo y me pide 15 años de cárcel. Algo que era súper ilógico porque según Bachelet no iba a pedir la Ley Antiterrorista. Por lo que yo pude saber, estando dentro de la cana, a este persecutor por parte de la Intendencia lo echaron por haber hecho esa petición que ellos no avalaban. Pusieron a otro persecutor y este reformula la acusación a porte ilegal de armas y artefacto explosivo y me pide tres años. Eso ya era bien raro, ahí hay un tema político. Y ahora, bajo el mismo gobierno de Bachelet, vamos a ver qué pasa en el juicio oral cuando se presente la Intendencia: acusándome de terrorismo con 15 años o de porte ilegal de armas con 3.

La cana y el fiscal Álvarez

Entiendo que estos meses has preferido estar en tu casa. ¿Por qué?

Desde que se anuló el fallo del juicio oral he preferido quedarme acá no por un tema de miedo –que es lo que se tiende a pensar- sino que por desconfianza. Yo no confío en el sistema judicial ni en el gobierno. Ya he visto cómo se han montado cosas para poder vincular a alguien con algo, para meterlo preso –como pasó con los cabros del Caso Bombas o el mío-, entonces es por un tema de desconfianza más que nada. Son dos minutos los que yo puedo salir, llegar a mi casa y encontrarme que está llena de pacos.

¿Cómo fueron esos 16 meses de cárcel?

Fue bastante extenso y me afectaba más ver a mi mamá, a mi papá, que estaban súper agotados, desgastados y bien afectados emocionalmente. Los podía ver semana por medio un martes y un sábado, los días de visita, y cuando bajas a la visita y ves que tu vieja está destruida prácticamente, tu papá afectado por el tema, mi hermano… Mi hermana yo prefería que nunca fuera porque el tema es fuerte, ella tenía 14 o 15 años y para mí es una cabra chica como para que vaya a meterse allá. Pero más que nada era ver a la familia afectada. A los amigos igual les afecta, pero no tanto como a la familia. Y en lo personal me quedó adaptarme al lugar y saber relacionarme bien con los cabros que estaban adentro. Fue largo y para nadie es grato estar preso obviamente, pero yo creo que en el fondo lo que buscan con meterte preso es doblegarte y se da mucho que van alargando la investigación y ellos informalmente y muy por debajo ofrecen un juicio abreviado.

¿Te ofrecieron a ti juicio abreviado?  

Personalmente no, pero a mis abogados se lo ofrecieron por lo menos unas 5 o 6 veces y nosotros obviamente rechazamos esto porque mi culpabilidad nunca fue y nunca ha sido comprobada; de hecho, no lo va a ser. Pero es la estrategia de ellos y creo que reaccioné bien en el sentido de que no caí en el juego.

Cuando saliste en libertad dijiste que en prisión habías compartido con traficantes, ladrones, violadores, en quienes viste reflejada más honestidad que la pudiste observar del Ministerio Público…

O sea, me tocó compartir con cogoteros, asaltantes, homicidas –eso entre comillas en el fondo porque uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario, por lo que yo estaba con puras personas inocentes-. Ahora, de los violadores no puedo decir lo mismo porque no me relacionaba con gente así o con locos que le pegaban a las parejas. Pero en el fondo ahí tú te das cuenta que estás en una posición súper complicada porque tú te sientas en una sala donde hay tres personas que te acusan, tienen la libertad de decir lo que quieran, escuchas muchas mentiras, suposiciones. Entonces adentro te relacionas con gente que está en la misma posición que tú, que no pueden hablar. Tú puedes optar a hablar, pero eso siempre es un arma de doble filo porque ellos te dan esa libertad simplemente para que te equivoques. Por un detalle puedes cagarla y quedar preso. Adentro convives con gente como tú que tiene que estar de brazos cruzados esperando a ver qué pasa. Y a lo mejor un loco robó, pero lo hizo para alimentar a su familia, entonces es una persona igual que tú. Y vas viendo mucha honestidad de gente que queda presa 5, 7 años y en el fondo no es una mala persona, simplemente está ahí por un error, en mi caso por una persecución política o quién sabe por qué. Pero te das cuenta que el que está sentado muy de terno, cobrando un cheque bastante guatón a fin de mes no es tan honesto, pero él nunca es mal mirado porque está en una posición privilegiada.

¿Y qué acciones viste del Ministerio Público que te hacen pensar eso?  

Fueron varias. Por ejemplo, la reconstitución de escena legalmente debiera ser algo en lo que tú participas como acusado y también tu abogado. El bombazo por el que se me acusa pasó un 9 de febrero en la noche, en una calle donde no hay luz, en un sector bastante rústico y está como lleno de arbustos. Y en la reconstitución de escena no me avisan, ni a la defensa, lo hacen un día domingo, a las 9 de la mañana, con luz natural, cuando no era verano, donde todos los arbustos que rodeaban el puente y el río por donde supuestamente se cruzó para poner la bomba estaba podado. O sea fue algo totalmente modificado para recrear algo como ellos lo suponían. Eso me parece bastante irregular y sucio por parte de ellos. Por otra parte está el perito químico que ellos exponen, que llega con todo el cuento de los iones de nitrito y de nitrato y que de hecho no tenía clara la diferencia entre ellos. Llevan una investigación donde dice que supuestamente yo porto iones de nitrito que me vincularían con el tema y mi abogado le pregunta si ese informe lo hizo ella y dice que sí. ¿Y lo firmó usted?, le dice. No, le responde. ¿Y quién lo firmó? Otra persona, dice. Perfecto, este informe es falsificado, le dice el abogado. Seguido, le pregunta si participó en los peritajes del Caso Bombas, ella dice que sí, y le pregunta si presentó papeles falsificados y ella se queda callada. O sea, me están tirando 15 años en cana y llega una perito química supuestamente profesional, supuestamente ética a tirar papeles falsificados. Y eso entre miles de otros detalles chiquititos pero que si tú los vas sumando le quitan toda la credibilidad que pueden tener. También está el tema de los testigos protegidos. ¿Quién no me dice que son dos pacos que tiran una patente al ojo?…

¿Ustedes han podido saber sus identidades?   

Suponiendo que son personas comunes, a ellos les tienen que brindar una seguridad. Y yo leo la carpeta y salen nombres, direcciones, o sea que si a mí me están dejando preso y tú quieres hacer algo al respecto puedes hacerlo. Entonces el gobierno a ellos tampoco los protege. Pero uno nunca va a poder saber si son pacos o no, o si trabajaban en Aguas Andinas o no. Como pasa en las marchas, que de repente queman autos, micros y después de un tiempo se sabe que eran pacos infiltrados; o cuando han quemado autos supuestamente particulares y después alguien hace una investigación un poco más acabada y son autos que están dados de baja de hace 3 años atrás y que no tenían por qué estar estacionados ahí.

También ustedes han cuestionado fuertemente al fiscal Claudio Álvarez, quien en el caso de un robo mantuvo por 5 meses en prisión a una persona cuando contaba con pruebas de su inocencia

Víctor se llamaba, estaba en el mismo piso que yo. Yo conversaba con él. Tú en las visitas ves a las familias de los demás y este cabro era como medio retraído, como que tenía una discapacidad, psicológicamente no era igual que una personas normal. Y la familia igual tenía ese tema, era bien maltratada. Y tú hablabas con él y tartamudeaba, era bien nervioso, no sabía expresar bien sus ideas y yo le pregunté una vez por qué estaba preso. Se supone que estaba por un asalto. Él estaba cuidando a su hermana –que tenía problemas mentales, derechamente- y me dice que afuera de su casa había habido un asalto, escuchó que estaban los pacos, se asomó a ver y un loco dice él es y lo toman detenido. Él tenía un tatuaje en el cuello y al que acusaban también. Pasan un par de meses y los afectados van donde el fiscal Álvarez, que también tenía ese caso, y le dicen que él (Víctor) no es y les responde que no se preocupen, que él ve cómo lo arregla. Pasaron como dos meses y la familia llegó a la tele, a Mucho Gusto de MEGA, y ahí les prestaron un abogado y el cabro en dos días salió. Cuando yo tenía audiencias y estaba él (Álvarez) relataba una versión casi como si hubiese estado viendo lo que pasaba. Primero cuenta una versión donde dice que yo salto el muro y pongo la bomba. Después la cambia y dice que somos dos cabros pero que pasamos por un hoyo que hay en el muro.

“A los medios no les importa la cagá que estén dejando”

¿Qué opinas del rol de los medios de comunicación tradicionales en tu caso y en el de los bombazos en el Metro?

Lo medios de comunicación buscan producir plata y eso lo hacen mostrando noticias. Lo que venda les sirve. Cuando caí preso lo que vendía era acusarme de terrorista. De hecho el primer día que caigo preso veo en el 13 que sale mi foto carnet, mi casa y el número de mi casa. El Mercurio lo mismo. Y cuando pasa el tiempo y salgo absuelto lo que vende es que soy inocente y me graban corriendo para mi casa, me sacan fotos, entrevistas y se cierra el tema. Y ahora que se acerca el juicio oral necesitan mi opinión del tema. Lo que vende es qué opina el cabro del sistema judicial, del gobierno, del bombazo en Escuela Militar. Ellos buscan vender la noticia y no ven lo que pasa para atrás y no les importa tampoco la cagá que estén dejando.

¿A qué atribuyes esa estigmatización que se ha hecho en estos casos con ciertos sectores de la sociedad: Es una estrategia o simple ignorancia, prejuicios?

Ignorancia no es, porque por algo están en sus puestos privilegiados. Prejuicios sí y de cierta forma la estrategia que tienen de armar sus casos y tratar de legislar sus leyes, que son las que les sirven a ellos no más. Por ejemplo, cuando estuve en mi proceso el fiscal (Raúl) Guzmán sale diciendo abiertamente que los veganos somos todos terroristas. Ahí se le fueron muchas agrupaciones animalistas en contra, que en su mayoría son puras familias, gente que busca tener una conciencia ecológica, animalismo. Es fuerte decir eso porque yo creo que hasta en la UDI deben haber hueones vegetarianos o veganos, si en el fondo eso no determina tu corriente política. Es un hábito alimenticio. Y después sale pidiendo disculpas. Ahora agarran a tres cabros porque supuestamente pusieron una bomba en Escuela Militar y empiezan otra vez: los locos son vegetarianos, son veganos, venden pan integral, venden hamburguesas de soya. Entonces lo primero es buscar al anarko-punk, okupa, que se viste de negro, que usa parche, etc. Se cortó el tema con eso y ahora yo creo que el perfil es otro: se visten de negro igual, son vegano o vegetarianos, pero el perfil que tenían antes ya no les está calzando con todo, porque en el fondo yo igual soy punk pero no tomo, no fumo, no me drogo, no vivo en okupas, no ando lleno de parches. Tampoco soy anarquista. El otro día escuché el discurso de la Presidenta -que no varía mucho con el de Piñera porque son igual de amarillos- y ella decía que no avalarían la Ley Antiterrorista, pero ahora sale diciendo algo totalmente distinto, hablando de la democracia y bla bla bla. Pero si hoy alguien es anarquista eso ya es suficiente para acusarte.      

“Yo no tengo que probar mi inocencia”

Este viernes se revisa la medida cautelar. ¿Qué crees que va a ocurrir?

Nunca tiramos muchos pronósticos. Por ejemplo, la anulación del fallo no fue tan sorpresiva después de saber lo del bombazo en Escuela Militar. Antes de eso pensábamos que no iba a pasar nada, que ya se había terminado el tema, pero después cambió todo el panorama. Entonces puede que este jueves pongan una bomba en el Tribunal de Puente Alto y como yo estoy en la calle dirían que fui yo. De hecho, yo estando preso, (Raúl) Guzmán me trató de vincular con otros bombazos en comisarías. Entonces estamos cansados, desgastados, pero igual tranquilos y fuertes.

¿Y qué crees que ocurrirá en este nuevo juicio?

Eso es distinto. Por una cuestión de lógica, si tú juegas un juego y sabes que en ese juego todo se daba para que ganaras y ese juego se repite y son las mismas condiciones no tendría por qué variar. Es el mismo caso, con los mismos antecedentes, los mismos testigos protegidos, las mismas supuestas pruebas y evidencias. Entonces el hecho de haber tenido un documental en mi pieza no me deja en cana; tampoco los dos testimonios de dos hueones que uno no sabe si existen o no, y que de hecho no tienen mucha concordancia entre ellos y tampoco con lo que dicen los pacos. Se supone que ellos anotan la patente en un papel –ambos dicen que lo anotaron- y se supone que se bajan y le entregan el papel a un paco –no se sabe a quién ni cómo llega a las manos del otro paco que inicia la cadena de custodia-, y este papel tampoco concuerda con el que mostraron en la audiencia. Entonces todo eso, el juego de los iones de nitrato y nitrito es todo lo mismo, debiera ser todo igual.

¿Cuál es tu principal argumento para sostener tu inocencia?

Como he dicho desde que caí preso, yo no tengo que demostrar mi inocencia ni nada a nadie. Ellos debieron haber demostrado mi culpabilidad desde que me acusan hasta que me procesan y esto nunca lo hicieron porque no hay por donde hacerlo. Cuando yo llevaba 4 meses detenido la carpeta de investigación era de 10 centímetros, por decirte algo; a los 16 meses seguía midiendo lo mismo. Entonces, si me tienen un año preso y no avanzan nada es porque no tienen nada. Yo a todo digo que sí: peritaje en las manos, en las ropas, ADN, el auto, mi casa. A lo único que me opuse fue a una prueba caligráfica porque ya encontré que era demasiado. O sea, no pillan nada y ahora me están cargando un cuaderno en donde dice ´paco bueno, paco muerto´. Si encuentras eso en una cana no es algo novedoso, si ahí hay puros presos. Nadie ahí aspira a ser paco ni teniente ni milico. Yo no tengo que probar mi inocencia ni limpiar mis papeles como me preguntó Matías del Río en Última Mirada.

“Matías del Río fue mala clase”

A propósito de eso, él tenía una fijación con hablar de terrorismo. ¿Crees que fue un error darle esa entrevista? 

Creo que no. Pero igual de partida el hombre como que me anduvo mintiendo. No sé de qué corriente política es él, pero tampoco confío mucho en la prensa. Si acepté dar la entrevista a CNN y Chilevisión fue porque la Defensoría Popular me asesoró y me apoyó mucho, más de lo que un abogado hace por un representado. Entonces mi labor era hablar bien de ellos indirectamente, porque hacen una buena labor social. Antes de salir en cámara yo le digo que me oriente un poco para saber qué tipo de preguntas me va a hacer. Y él (Del Río) me dice ´no, es que no nos podemos arreglar entre nosotros’. Yo le digo que no le estoy pidiendo eso sino que me oriente para no quedarme pegado en vivo y me dice que si algo no me parece no lo responda. Me hace la entrevista y llega un punto en donde me doy cuenta que me está haciendo preguntas inductivas. Por ejemplo, me dice ´qué le dirías tú a tus amigos que ponen bombas´. Yo le digo que no le puedo responder eso porque no tengo amigos que pongan bombas. Me dice ´qué opinai tú de la bomba de Boston en donde salió gente inocente mal herida’. Puta, que está mal. O sea, si a una señora que hace el aseo le vuelan una mano cómo voy a apoyar eso. Entonces como que inducía a ver si me caía en algo, porque en el fondo yo nunca negué que sin ser anarquista tengo mi conciencia de clase, social, participo en marchas, pero eso no me hace terrorista, entonces él se fue por ese lado. Pero no fue un error porque él fue mala clase o no le resultó y de hecho eso habló mejor de mí, de los abogados y esclareció de cierta forma el caso.

Por estos días se discute reformar la Ley Antiterrorista y entregarle más atribuciones a la ANI para enfrentar el “terrorismo”. ¿Para dónde crees que hay que mirar para enfrentar ese tema de verdad?

Sobre la ANI creo que ya están cayendo en lo que hacen los gringos, que ellos mismos hacen atentados para justificar sus leyes. Quién no me dice que el bombazo en Escuela Militar o en Los Dominicos no lo pusieron ellos mismos para que después se tire a voto si le damos más poder a la ANI, si metemos infiltrados en las universidades, en los colegios, en las tocatas, en las marchas. Yo creo que va por ahí el tema. La intervención de llamadas, de los Facebook, no sé si no estarán pinchados de antes. Lo que quieren hacer es que la gente sepa y se sienta segura con una cuestión que no te brinda seguridad, lo único que hace es quitarte privacidad. Quieren tener más acceso del que ya tienen a la vida privada de la gente. Yo creo que en Chile no existe el terrorismo, es una huevá de estar especulando y de todo hacer una alarma pública. Me acuerdo que no pasaron muchos días del bombazo en Escuela Militar y pusieron una bomba de ruido en Valparaíso que detonó en un basurero y una señora se asustó. Fue algo netamente mediático para ir sumando más cosas. A un amigo que tiene familia en Francia lo llaman y le dicen ´¡oye, qué pasa en Chile que hay tantos atentados terroristas!’. Entonces qué pasa con eso, con lo que están hablando afuera de Chile. Tratan de alarmar a la gente. Vi una encuesta que se hizo sobre si a la gente le daba o no miedo salir a la calle y eso no cambió en nada, a nadie le da miedo salir a la calle. Entonces montan cosas para resguardarse ellos. En el fondo los que tienen miedo son ellos mismos, los más poderosos, y se sienten más seguros teniendo acceso a la privacidad de las personas, a coartar cada vez más sus libertades.

 

Escrito por Daniel Labbé Yáñez

Extraido de Elciudadano.cl

Propagalo!

Publicado el Domingo 28 Septiembre 2014 a las 8:19 pm
Deja tu comentario aqui abajo ▼

Usamos una licencia Creative Commons porque puede servir de algo.

Los contenidos de terceros son señalados respetando a su fuente.

Comentarios

Suscríbete al Boletín

Recibe en tu correo las noticias y articulos

Name
Email *
 

Metiendo Ruido es un colectivo de contrainformación y agitación del Bio-Bio (Región Chilena) | 2010-2014 | Creative Commons | ®